spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
17.7 C
Asunción

Cambiar la Constitución

Cambiar la Constitución o el código electoral no servirá de nada si no se trabaja la cabeza de la gente y sus costumbres.

El debate de las reformas, primero constitucional y también la electoral, tras las últimas elecciones y la que vendrá en el 2023, está en stand by. Me sigue pareciendo que buscan un recurso que servirá para entretener a varios sectores de la sociedad, en las eternas y largas jornadas de debates de que vino primero el huevo o la gallina y jodernos con un proyecto armado en cuatro paredes.

Con esto no digo que estoy en contra de las reformas, pero si devuelta vamos a gastar recursos y tiempo en hacer que esto no llegue a la gente y solo se debata entre cuatro paredes, me parece que sería bueno dejar las cosas tal cual están.

El concepto de CULTURA es el conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, a una clase social, a una época y esto también incluye a sus normativas que dan el marco que regula el deseo de esos hombres y mujeres hacia la formación de esa cultura en un determinado tiempo y espacio.

No es poca cosa cuando vemos que estamos en puerta a algo tan grande que es la reforma de cómo queremos establecer las reglas de juego de las justas electivas en nuestro país. De esto puede salir una nueva forma de cultura que puede marcar una mayor participación e involucramiento en la política que es al final la búsqueda del bien colectivo.

Academia, Sociedad Civil, Gobierno, Sectores del campo, religiosos, obreros y medios de comunicación deberían de entender la magnitud de este cambio cultural que se viene y priorizar el diálogo en sus agendas. Una oportunidad única tenemos en puerta.

No desaprovechemos la posibilidad de incidir, si es que nos dejan, y hagamos un verdadero cambio cultural donde elijamos nosotros y no hagan las reglas a medida para que elijan por nosotros.

Vigilantes!… Porque cuando están en silencio, algo estarán tramando.

Más del autor