viernes, junio 14, 2024
30.1 C
Asunción

Suicidio infantil en alerta

Cuando uno creía que el suicidio era una practica de adolescentes, jovenes o adultos a este grupo de seres humanos que hacen este viaje sin retorno se les suman  ahora los niños. Es peligroso para todos los que veamos al futuro cómo ese destino al que deseemos llegar en paz, con salud y sobre todo con vida para lograr recorriendo, conociendo y aprendiendo la infinidad de lugares, personas y experiencias que el planeta tiene para todos los que tengan la valentía de seguir en el tren de la vida. El  mismo que nos  puede servir para meditar en lo que queremos y cómo y qué podemos hacer para poder arribar bien y completos a la vejez. El suicidio es un drama moderno acentuado. 

Ese tiempo que según nos indica el presente es uno de dificultades por la falta de seguridad y asistencias necesarias para nuestros abuelos, tíos, padres y conocidos mayores de edad que están con nosotros hoy y no queremos que tomen aquel vuelo que aunque sea natural para todos no debemos montarnos ni apurarnos.  Ahora los que requieren nuestro cuidado y atención son los niños.

Por fortuna el suicidio infantil no es inevitable y existen respuestas reales que pueden servir para evitar que esta idea se haga real en vidas de infantes que nos preocupen. Desde Francia escriben el neurocirujano Boris Cirulnik y  Jeannette Bougrab, secretario de estado de juventud y vida comunitaria de Francia acerca de este drama que afortunadamente tiene sus formas de responder y atender con el fin de que pueda hacerse real y dejarnos sin una vida con un futuro enorme dependiendo de sus hábitos, entornos, referencias y cuidado para estén felices y curiosos siempre con sus vidas. 

Tomar los cuidados pronto

A menudo, el primer paso es hablar con alguien  sobre cómo te sientes. Este puede ser para un amigo cercano o un familiar, o para alguien de su confianza, como un maestro, familia o amigo. También hay organizaciones que existen para ayudar a las personas en esta situación. Pero se recomienda urgentemente acudir a un especialista, ya sea un psicólogo o un psiquiatra. Especializados en tratar, escuchar y recomendar actividades y lo que ayude a frenar, reducir o parar pensamientos suicidas de cualquier persona en la familia o círculos sociales  en los que existan niños, criaturas o personas menores de edad.

Atenciones tempranas

Muchos  están expuestos a mucha información, noticias y lo que haga referencia estas prácticas de las que no hay retorno y la única medida efectiva que tenemos es la identificación, control y reducción de pensamientos suicidas que aunque últimamente se haya identificado que el suicidarse ha bajado de edad. Es mucho más fácil evitar que un niño se suicide si está es bien tratado  y acompañado a tiempo, a diferencia del adolescente, joven y adulto que busque desaparecer de una vida que no parecer ser muy atractiva viendo y habiendo experimentado pandemias y efectos del cambio climático que afectan nuestra vida, mente y pensamientos hacia la vida.

El único momento, lugar y espacio que tenemos para disfrutar de lo que tenga el mundo para nosotros es esta vida  porque si nos morimos se acabó todo y no hay forma de volver a vivir ya que solo quedamos en la nube con imágenes, videos o lo que hayamos hecho en plataformas digitales que solo tienen vida y son útiles si son usadas por el público que también surfea la red y pueda escuchar, ver o leer nuestra publicación. 

Debemos hablar de estas cosas en todos los niveles y prestar mucha atención a los niños leyendo y acercándonos a los especialistas que saben de estos temas.

Más del autor