martes, mayo 28, 2024
15.5 C
Asunción

Singularidad diplomática

Atrás ha quedado el intenso verano y los hábitos practicados para evitar que el calor nos golpee mal y para disfrutar de la estación del año en la que debemos descansar para reponer las energías para enfrentar bien el año que ya abrió sus puertas meses  atrás y ahora un poco más abrigados evaluamos un poco más lo ocurrido ayer.

Aquí en el barrio sudamericano tenemos una curiosidad diplomática llamativa y tiene que ver con un acontecimiento que se celebra cada verano en Brasil; que sugiere danza, colores y música denominado “el carnaval de Río de Janeiro”. Ahí donde todos están invitados a observar o participar del desfile donde vemos a bailarines o personas que se preparan para desfilar y contagiar alegría al público presente o en algunos casos a embajadores que esperamos estén en sus embajadas atendiendo temas que tengan que ver entre sus países y el anfitrión de sus misiones diplomáticas.

No es el caso de Lim Ki-mo, embajador surcoreano que se ha convertido en  una improbable estrella de la samba. No puedo hablar mucho acerca de lo que significa bailar samba porque me encuentro en silla de ruedas, más por lo que he visto en transmisiones de carnavales pasados puedo asegurar que se trata de un ritmo que te atrapa y no suelta hasta extraerte toda energía posible, uno tiende a parecer cómo dominado por el ritmo de la música y la gente que lo rodea bailando igual o mejor que usted.

Este embajador  escuchó música brasileña por primera vez hace 50 años en su ciudad natal de Busan; ahora su canturreo consular marca un triunfo del poder blando qué son las relaciones internacionales para describir la capacidad de un actor político para influir en las acciones o intereses de otros actores. El politólogo Joseph Nye define el poder blando como la capacidad de una nación para influir en otras mediante la apelación y la persuasión, en lugar de la coerción. 

Mecanismos nuevos

Propósito por el cual fueron creadas las relaciones diplomáticas desde 1648 y que con el tiempo han servido para asegurar la vida de los migrantes de un lugar a otro y para mejorar el vínculo de una nación con otra. Una labor creada no solo para tener comodidades de primera sino sobre todo para atender bien las demandas del compatriota en el país extranjero cómo para mejorar o ampliar los trabajos hechos entre los países que tengan una conexión por razones económicas, académicas o por el importante flujo de personas de una latitud a otra. Según datosmacro.com, en 2020 hubieron 10.891 inmigrantes de Corea del Sur en Brasil. Un número que pudo haber variado a la fecha actual.

El ser humano sea de donde sea siempre está en movimiento en búsqueda de mejores condiciones de vida o porque está en nuestra naturaleza el movernos y no podemos controlar esa necesidad de trasladar nuestro cuerpo por razones de salud, por la felicidad y paz que significa trabajar nuestro organismo o por lo que sea que desplacemos nuestro físico.

Con lo leído creerían que el embajador es un bailarín, más se dedica a lo que nos ayuda a bailar que es oír músicas y tener el ritmo que marque los compases que marcan cualquier danza.

“La samba me trae alegría y me hace feliz”, dijo en portugués el diplomático coreano  de 59 años, mientras hacía una pausa para posar en fotografías a la sombra de las palmeras. Una planta que no solo es vista en el medioambiente brasileño sino también decorando grandes  eventos cómo el carnaval de Río de Janeiro que logró reunir este año a 8 millones de personas. El carnaval  busca canalizar sus energías escuchando música, bailando, cantando o haciendo lo que demande movimientos, gritos y lo que pueda volverse en algo llamativo cómo escuchar cantar a un embajador no latino sino asiatico música de nuestro continente.

Llamar la atención 

Si usted lo quiere ver  al embajador o escucharlo solo debe buscar Lim Ki-mo en el apartado de videos en google y tendrá resultados de cómo suena y se ve este diplomático haciendo música brasileña.

Hasta el año  2020, Corea del Sur tenía embajadas permanentes en 115 países. Además, tiene 46 oficinas consulares y 5 misiones permanentes ante organizaciones internacionales.

Las embajadas son delegaciones diplomáticas de un país en otro. Su objetivo principal es representar los intereses del Estado ante el país donde se encuentra y profundizar la relación entre ambos Estados.

Corea del Sur ha tenido mucho movimiento migratorio desde la segunda guerra mundial (1939-1945) hasta ahora, momento donde se encuentra cruzándose con personas  de distintas nacionalidades que migramos de nuestros hábitos, entornos y círculos sociales en búsqueda de seguridad, salud, orden y lo que carezcan nuestras casas y nos haga dejarla para tener una mejor vida.

Un diplomático singular como el coreano en Brasil es una llamada de atención sobre valores culturales que se intercambian en los países del mundo.

Más del autor