spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
28.7 C
Asunción

Sangre y fuego entre estudiantes

Estados Unidos es un país de locos. La Constitución ampara la tenencia de armas y nadie puede contra el lobby de la asociación del rifle. Cada cierto tiempo un estudiante decide matar a sus compañeros de colegio como en Columbine en Colorado que ha vuelto a ser noticia.

En este último mes del año nos toca informar al respecto de otro triste evento similar en el mismo país pero en un Estado distinto. Ahora le tocó a Michigan donde 11 personas recibieron disparos. Cuatro estudiantes fallecieron y varios más sufrieron lesiones graves.

Un episodio en la historia negra de la educación americana que no es del agrado de nadie el comunicar más por lo trascendente de los hechos resalta no solo en algunos medios sino en todo internet que da cómo resultados de la búsqueda “Michigan armas de fuego” un sinfín de respuestas.

La violencia como motivación
Luego de la investigación la policía comunicó que el asesino le disparó a la gente a quemarropa, muchas veces apuntando a la cabeza o al pecho.

Esto sucedió el primer día del último mes, cuando el detenido identificado cómo Ethan Crumbley decidió entrar a la preparatoria Oxford y descargar los cartuchos de su arma por las vidas de compañeros y docentes. Ahora según la fiscal que investiga el caso a Crumbley le tocará pasar el resto de sus días en prisión por el crimen cometido.

Lo llamativo de esto no solo tiene que ver con el número de víctimas sino por lo que es la edad del asesino. Con 15 años este joven va a la secundaria no necesariamente por violencia y claros signos de algún problema mental que es alimentado por la inmensa cantidad de películas, videojuegos y referencias del uso de armas de fuego de libre acceso en ese país.

Muy fácil acceso a las armas
Cuando faltaban 10 minutos para que sean las 13 horas en Michigan se desata lo que es una negra página en la historia socioeducativa del país que además de tener más seguridad en los colegios que se van convirtiendo en precintos por el riesgo que ya son los alumnos que deben estar concentrando sus energías en aprender ciencias o trabajando el cuerpo en actividades físicas lejos de pistolas, fusiles o cualquier explosivo, que tienen más sentido y utilidad en situaciones o campos de guerra.

Los espacios en radio, televisión o periódicos también somos culpables en cierto modo de lo que se desarrolla en la cabeza de nuestros adolescentes por el pretender hacer periodismo a través de la enfermedad que es el estar enchufados a lo triste que vive el mundo.

El arma utilizada fue una semiautomática SigSauer 9mm que su padre había comprado solo cuatro días antes del incidente. Lo que también sugiere dicho hallazgo es el cuidado que se debe tener con la posesión de estas herramientas de violencia en la casa donde habiten adolescentes o cualquier persona vulnerable a hacer uso de ellas. Hay que evitar que se repitan estos trágicos sucesos que solo nos dejan suspirando profundo y lamentarnos por las vidas perdidas y su familia.

Más del autor