miércoles, septiembre 27, 2023
18.7 C
Asunción

Piribebuy: la memoria obligatoria

Nuestros años están cargados de fechas, aniversarios y onomásticos no solo de personas sino de acontecimientos que debido a su trascendencia seguimos recordando cómo fue aquella guerra guasú  que casi terminó con nuestro país. Tambien calificado como un genocidio americano donde  casi la mitad de la población del Paraguay fue aniquilidada.  Me tocó en estos días  participar de su memoración  en Piribebuy una de las ciudades que fue escenario de este triste evento humano y donde  en su hospital de sangre un 12 de agosto de 1869 mueren 600 personas quemadas y la ciudad arrasada por los brasileños. 

Piribebuy, fue dicho lugar que se encuentra a 1.357 kilómetros de distancia de Brasil, más la distancia no era un obstáculo para la fuerza militar en aquella época sino un desafío a encarar para lograr los objetivos marcados, que era llegar hasta nuestra capital para hacer frente al gobierno de Mariscal Lopez y así poder terminar con el mismo y hasta con nuestro país.

Recordar para no olvidar

En esta ciudad un 12 de agosto de 1869 la guerra de la triple alianza tomaba vida generar mas  muerte en el Paraguay. Gracias al trabajo del municipio  de Piribebuy se recrearon escenas de esa guerra con fines didácticos y pedagógicos, se ofrecieron conferencias y canciones alusivas a esa pasado glorioso del que es tributario Piribebuy. En el club  que recuerda esa fecha singular: el 12 de agosto se llevó a cabo un recuerdo para tener en cuenta y recordar los luctuosos momentos que tuvo esta ciudad en esos días aciagos. 

Es importante recordar hechos cómo lo ocurrido en Piribebuy hace 154 años atrás y cómo el tener en cuenta lo que ocurría ayer nos ayudaría a valorar más y mejor nuestro hoy para la construcción de un mañana de paz y desarrollo  recíproco entre países de la misma región. Nos falta el perdón de los brasileños sobre la matanza en varios escenarios de esa guerra injusta y vil. 

Ciertamente la solución a los  problemas no está en la confrontación sino en el diálogo y trabajo en común por objetivos que pueden servir no solo a un lugar sino a varios que conformamos un continente que puede tener buenas o malas referencias de acuerdo a las ideas y proyectos que se logren congeniar entre todos. Sin embargo es bueno recordar para no olvidar y Piribebuy desarrolló toda una semana con ese propósito.

Más del autor