spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
30.7 C
Asunción
InicioActualidadSocialParaguay y una lenta recuperación social

Paraguay y una lenta recuperación social

Categoría

Fecha

Según la investigación realizada por la Red Latinoamericana por la Justicia Económica y Social (Latindadd), Paraguay tiene solo un 5,4% de cobertura en protección social y el sector informal asciende a un 68,9%, entre otras vulnerabilidades más. Estos datos podrían impactar de manera directa en la capacidad de recuperación del país.

El estudio, denominado “Atlas de la Vulnerabilidad”, consiste en un mapeo de 24 naciones de América Latina y el Caribe. Presenta una amplia gama de factores socioeconómicos, financieros y ambientales que, en conjunto, brindan una imagen holística del daño causado por la mayor crisis económica mundial desde la década de 1920.

En este sentido, dentro de la investigación, Paraguay presenta 5 principales vulnerabilidades en diferentes niveles: empleo y protección social; desigualdad; preparación del sistema de salud; sector fiscal y el clima.

En el nivel de empleo y protección social, el Atlas indicó que el país cuenta con un 5,4% de cobertura de protección social, siendo Chile el país mejor posicionado, con un 45,7%. Teniendo en cuenta los datos de Latindadd, una menor cobertura de protección social en el
país significa menos capacidad para amortiguar las pérdidas de empleo e ingresos debido a la crisis provocada por la pandemia.

Por otra parte, en cuanto a la desigualdad por ingresos, Paraguay tiene un porcentaje de 45,7%; en la desigualdad de riqueza se habla de un porcentaje de 76,8%, mientras que la
desigualdad en el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) llega a un índice de 61,2%.

Con respecto a la situación sanitaria del país, Paraguay cuenta solo con 0,8 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, 10,3 camas en UTI por cada 100.000, 1,4
médicos por cada 1.000 y 1,7 enfermeros por cada 10.000.

Verónica Serafini, oficial de Género y Macroeconomía de Latindadd, acotó que en total debería haber 23 personales de salud entre médicos y enfermeros, por cada 10.000 habitantes. Sin embargo, la profesional mencionó que no podemos hablar únicamente de una mejora cuantitativa en infraestructuras, sin invertir en el nivel de atención médica, pues la cantidad debe ir de la mano con la calidad.

ELABORACIÓN
“El Mapa surgió por la necesidad de enfrentar los indicadores tradicionales económicos como el Producto Interno Bruto (PIB) o el ingreso nacional. Paraguay y la mayoría de los países latinoamericanos son naciones de ingreso medio alto, según el Banco Mundial”, manifestó Serafini.

Sin embargo, prosiguió explicando que la pandemia mostró las múltiples debilidades de cada país, en términos del sistema de salud, protección social, seguros, desempleo y protección a las micro, pequeñas y medianas empresas, baja cobertura de TICs, generando de años de educación, entre otros factores.

“Nosotros solo gastamos la mitad de lo que invierten países a quienes les va bien en términos de salud. Así también, Paraguay es uno de los países con mayores gastos de
bolsillo en salud pública, llegando a un 45,3%; es decir, los habitantes gastan muchísimo por la atención médica recibida”, sentenció Serafini.

CAUSAS Y SOLUCIONES
La representante de Latindadd puntualizó que no se puede hablar de una manera directa en que nuestro país pueda mejorar en todas las falencias mencionadas, pues aparte de una falta de inversión en diversos sectores, también se habla de una falta de planificación a la hora de gastar responsablemente para cambiar las debilidades del país.

“Por ello, la recuperación en empleos, seguridad social, ingresos, facturación de Mipymes y desendeudamiento de los hogares, las proyecciones indican que falta mucho. Sobre todo porque la inflación puede generar aumento de la pobreza, pérdida del poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores, con lo cual se complican las proyecciones”, determinó Serafini.

Por último, la vocera de Latindadd destacó que no hay una sola causa o solución para todas estas vulnerabilidades, pero mientras se siga viendo a la inversión en calidad y cantidad de manera individual, seguiremos muy lejos de vislumbrar un desarrollo social y económico productivo para el país.