viernes, mayo 24, 2024
15.7 C
Asunción

Para el amor no hay edad

A pocos días del 14 de febrero, recordándose como el “día de San Valentín”, un día de gran importancia que no deja de ser un festejo especial para los que están enamorados/as, y para los/as que sienten un gran amor dentro una relación.

Como es de conocimiento, existe una diferencia entre estar “enamorado/a” o sentir un sincero amor, en el enamoramiento que forma parte de la conquista al inicio de una relación, independiente a la edad, hoy en día es una acción involuntaria, impulsiva que lleva a un plano pasional, y de fantasía, que tiene una duración temporal. Luego la relación comienza a asentarse, y a conocer a su pareja con sus imperfecciones, y entra en juego otras emociones, y la aceptación o no de permanecer juntos.

En tal sentido, del enamoramiento pasa al otro escenario que es: la decisión de “amar”, es el momento en que toma protagonismo “el amor”, en esta frase se resume su significado: “El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es” (Jorge Bucay).

Me viene a la memoria, un libro titulado “Amor de invierno”, de Mario Halley Mora, que lo leí años atrás, y hasta hoy me genera un sentimiento inexplicable del significado del “amor”, en tan pocas páginas, una novela que pasea momentos, situaciones, las diferentes etapas de la vida, en que el amor se hace presente, a pesar de los obstáculos y limitaciones, del qué dirán, de los tabúes, de las heridas, de las diferencias de edades, todos tenemos el derecho de amar. Sus poemas acarician el alma, revive ese sentimiento que a veces lo tenemos algo reprimido.

El amor es un estado natural de conciencia, es sublime, eleva el espíritu, purifica la sangre, despierta las ganas de vivir, de sentir. No hay que porque tenerle miedo a la edad, el amor no tiene razón, condición social ni económico, no tiene en cuenta tu aspecto físico, el amor es sobrenatural.

El amor es apacible, es generoso, a pesar de las pasajeras tormentas, el amor libera, a pesar de la edad se siente la pasión juvenil, con una ternura de complemento, que lo hace único.

El amor aparece, llega en cualquier momento, en cualquier parte, y se convierte en una libre y sincera decisión de “caminamos juntos de la mano”.
“El amor mira desde el alma, el amor simplemente es sentirlo”.

Natalia Mora
Natalia Mora
Ex Directora General de La Dirección General de Auditoría Interna del Ministerio de la Mujer. Participación en el Equipo Directivo de revisión del IV Plan Nacional de Igualdad 2018 - 2024. Artista dedicada a la pintura al óleo.Aporté a la gestión comunicacional del Observatorio de la Mujer desde su creación en el Ministerio de la Mujer. Mujer comprometida y solidaria con las mujeres en situación de violencia.

Más del autor