jueves, mayo 30, 2024
19.3 C
Asunción

Pagar por buscar

Si la edición de nuestro portal me lo permitiera usaría signos de interrogación en el título de esto porque ahora Google considera cobrar por búsquedas en Internet con IA, según informes. El coste del servicio de inteligencia artificial podría significar que los líderes del sector recurran a modelos de suscripción.

La búsqueda de lo que sea en internet ya es algo natural cómo el ver, escuchar o respirar, habilidades orgánicas de todo ser vivo, por las cuales no pagamos, ahora uno de los buscadores más importantes se plantea la posibilidad de cobrar por el servicio que ofrece al usuario de la red.

Según se informa, Google está elaborando planes para cobrar por las funciones de búsqueda mejoradas con IA, en lo que sería la mayor reestructuración del modelo de ingresos de la compañía en su historia.

El cambio radical es una consecuencia natural del enorme gasto requerido para brindar el servicio, dicen los expertos, y dejaría a todos los actores líderes del sector ofreciendo alguna variedad de modelos de suscripción para cubrir sus costos.

Entonces aquí pregunto; ¿usted pagaría por buscar lo que desee en la red?, un costo que imagino será uno bajo dada la cantidad de usuarios en el mundo que existimos trabajando diariamente con, por y desde la red, a la cual subimos información privada, pública, académica o laboral.Claro que sí puede ser negocio el buscar muchos lo pagarían.  Ese dato queda por definirse para tener en cuenta en un futuro donde se nos podría cobrar por indagar, investigar, explorar o hacer ese ejercicio natural por cualquiera en la red que tiene actualmente muchos buscadores cómo yahoo, bing, baidu, que han reemplazado a históricos buscadores cómo altavista, Ask Jeeves, Lycos, Excite.

Google presentó su buscador el 27 de septiembre de 1998. La primera búsqueda que se realizó fue el nombre de «Gerhard Casper», el entonces Presidente de la Universidad Standford.

Una propuesta que podría ser calificada cómo “indecente” por cualquier usuario de la red que tiene cómo página de inicio de su explorador ese título de seis letras que nos presenta sin mucho esfuerzo resultados a lo que demande una búsqueda con la que iniciemos nuestro día. Desde datos climáticos, horas en latitudes específicas del planeta o todo aquello que nos sirva para algo en particular. El motor de búsqueda es un negocio sin lugar a dudas y Google lo sabe que ahora quiere facturar por el uso de la llamada inteligencia artificial.

Más del autor