viernes, febrero 23, 2024
26.7 C
Asunción

Lo que deja Kissinger

La muerte, algo natural para todos siempre, ha llegado  a los 100 años hasta la puerta de un notable diplomático en la historia de relaciones internacionales.

Su nombre es Henry Kissinger, su trabajo; Negoció la paz de Vietnam, la contención nuclear con Moscú y la visita de Nixon a China. y además promovió el Plan Condor y el derrocamiento de Allende en Chile. 

Comenzó su vida siendo Heinz, bajo el oprobio de la Alemania nazi. Emigrante refugiado a los 15 años en Nueva York, su paso por una secundaria nocturna fue la escala inicial que lo llevaría años después a los honores de Harvard.

Los diplomáticos  ejercen una labor multidisciplinar que se puede resumir en cinco funciones: negociar, representar, proteger a sus nacionales, fomentar las relaciones amistosas y recabar información. Kissinger, fue una legítima demostración de la labor diplomática del siglo pasado. Por logros que llevan su rúbrica y la de su país.Uno que desde aquella época hasta ahora tiene muchos pendientes para y por un planeta que debe saber y entender los beneficios que trae consigo el trabajo en equipo cómo vemos o esperamos ver en el fútbol deporte al que era aficionado Kissinger y que promovió su ingreso a los EEUU. 

Este deporte que se puede emular al trabajo de la diplomacia por captar y lograr entender cómo y/o porqué juega así un compañero de fútbol o de relaciones internacionales, para juntos poder llegar a marcar ese gol que beneficie al equipo cómo los integrantes del mismo.

Dejó un gran legado

Kissinger fue el diplomático más influyente del último siglo. Su desaparición cierra un ciclo largo de la diplomacia estadounidense, la que aún no ha encontrado una figura de relevo de iguales calibres. Uno se pregunta; si es cuestión de la formación o espíritu y comportamiento particular de uno para resaltar en el campo que le toque para hacer cosas destacadas que impriman su nombre y actos en un momento determinado o será un conjunto de circunstancias y condiciones que conspiren a favor de un trabajo específico.

Inevitable y controvertido, por su eficacia supo de sobra que no necesitaba apuntar demasiado para dar en la diana de las cosas. Su desaparición cierra un ciclo largo de la diplomacia estadounidense.

Se dice de él que “dio forma a los asuntos mundiales”. Un practicante comprometido del «realismo» en las relaciones exteriores, recibió el Premio Nobel de la Paz y fue condenado rotundamente como criminal de guerra.

Su diplomacia itinerante ayudó a poner fin al conflicto árabe-israelí de 1973; y la negociación de los Acuerdos de Paz de París sacó a Estados Unidos de su larga pesadilla en Vietnam. Ya la historia lo está juzgando desde su desaparición física hace un par de días.

Más del autor