spot_imgspot_img
domingo, octubre 17, 2021
18.7 C
Asunción
InicioDestacadoCubilla controló votos de funcionarios de la Dinac

Cubilla controló votos de funcionarios de la Dinac

Categoría

Fecha

Luego de las elecciones municipales realizadas el pasado domingo, donde se la ANR se impuso en 162 de los 261 distritos del país, el director de aeropuertos de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil, Douglas Cubilla, confesó haber controlado los votos de sus funcionarios y su ente colaboró con 3.200 votos a favor del Partido Colorado.

En un audio filtrado, Cubilla festejaba la reelección de Carlos Echeverría, que consiguió la intendencia en la ciudad de Luque y afirmaba que en la institución la mayoría son colorados y el control fue solo para tener datos estadísticos.

«Solo tengo palabras de agradecimiento. Les comento: la Dinac colaboró con 3.268 votos controlados a través de llamadas y de todos los que estuvimos operando aquí en este PC, así que muchas felicidades, muchas gracias y viva el Partido Colorado, viva la Lista 1, y gracias a la Virgen de Loreto y a Dios que nos iluminó. Fuerza», fueron las palabras del Director de Aeropuertos de la Dinac.

En conversación con radio Monumental reconoció que los funcionarios públicos trabajaron a favor de la Asociación Nacional Republicana (lista 1), colaborando con más de 3.000 votos a favor de Carlos Echeverría, intendente reelecto de Luque. “Yo soy coordinador de un grupo colorado de la Dinac. Nadie obligó a nadie a ir a votar”. No se le arreó a la gente, fueron de manera voluntaria a votar».

Indicó además que ellos solo invitaron a trabajar por la lista 1, pero no hubo presión para el voto. Solo con fines estadísticos llamábamos a preguntar si votaron.

NORMALIZAR LA CORRUPCIÓN

Para nadie es un secreto que algunas de las prácticas corruptas más comunes que vemos en nuestra sociedad son las coimas, la compra y venta de cédulas en el día de elecciones o pagar por agilizar un trámite en un ente público.

Casi todos los días, la prensa saca a la luz un nuevo caso de corrupción en algún ente, ya sea público o privado. Sin embargo, al parecer a los paraguayos no nos está causando indignación estos hechos y pareciera que tenemos la corrupción normalizada.

Al respecto, el politólogo Hugo Duarte, explicó que la corrupción es un comportamiento cultural que tiene la tendencia de saltarse ciertos reglamentos necesarios para la convivencia social en busca de generar ingresos adicionales, posiciones de influencia o ventajas ilegales que permitan tener mejores posibilidades en el devenir diario de las cosas.

Manifestó que este acto en la función pública es un flagelo que se debe combatir de varias formas. Por ejemplo, una de ellas es por medio de una decisión política y judicial importante, de castigar a los actores de los hechos que atenten en contra del orden de convivencia.

Por ejemplo, en los casos de denuncias de manipulación de contratos para beneficiar a un grupo de gente, generalmente familiares o amigos.

“Esas son las cosas que generan dentro del clima social, una suerte de sensación de impunidad, y esa sensación crea una percepción de desprotección frente al poder, que no es bueno en ninguna sociedad”, sentenció.

“Estamos obligados a demandar a que se castigue de una manera tal en las esferas públicas. Nosotros tenemos que conversar cómo hacer para que hasta cierto punto algo intolerable para la convivencia humana, porque no se podrá erradicar ya que no existe un mundo perfecto”, aseveró.

LA SIMPLIFICACIÓN DE LA PALABRA
Según su análisis, existen actos de corrupción en la ética, la moralidad y la economía, entre otras y poner todos los actos políticos dentro de la canasta de la corrupción de acuerdo a su opinión es simplificar las cosas.

“Esa simplificación ayuda a que los que verdaderamente tienen conductas delictivas, puedan operar impunemente porque como nosotros generalizamos el uso de la palabra en el ámbito público, lo que hacemos es simplificar todo en un gran manto de confusión, porque como todo entra dentro de la corrupción, ya no sabemos que no es corrupción”, sentenció.

Afirmó que la corrupción política y burocrática es la que hay que perseguir porque esta es la que hace daño a la sociedad.

PRÁCTICAS MALAS, PERO COMUNES
Expuso que en el acto de compra y venta de votos, el verdadero delincuente es el que está ofreciendo dinero a cambio de un voto, debido a que está generando una relación comercial con base a un ejercicio de un derecho.

Al igual que en el caso de aquellos funcionarios que piden dinero para agilizar trámites por un expediente que normalmente se debería hacer de manera normal y natural. “Él también le está poniendo un precio no estipulado al ejercicio de ese derecho”

Concluyó afirmando que esa es la parte de la cadena de comportamientos que hacen daño y que hay que atacar.