Connect with us

Suscribirse

Editorial

IRA+IBR+INDERT: Suma corrupta

Cociente negro de 76 años de “reforma agraria”

Ante la Fiscalía General del Estado, el ahora destituido presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT) había presentado en julio pasado una “formal denuncia penal contra personas innominadas sobre el supuesto hecho punible de producción de documentos de contenido falso…”, difuso galimatías leguleyo que garantiza pleitos interminables, ideales para que los abogados cobren honorarios durante años.

Al mismo tiempo, aseguraba que esa denuncia “no frenará nuestro programa de titulación masiva de tierras a favor de las familias más humildes del campo”. Es como si un banco diera créditos a mansalva si saber si el dinero que
entrega es falso o legítimo. En medio de esta abierta contradicción, en un ente que ocho años atrás inició un censo de colonias que abortó a poco de arrancar -y que encontró que ni el 10% de los lotes de sus colonias están titulados-, estalla el escándalo de las coimas que envuelve desde el presidente hasta gruesos cargos de la jerarquía.

Este pantano revela la magnitud y profundidad del desquicio que caracteriza al INDERT, receptor de herencias de ineficiencia y corrupción aluviales dejadas por el IRA y su sucesor el IBR. Enormes fortunas y opulentas estancias se han generado a lo largo de la historia de estos tres organismos, mientras miles de pequeños campesinos medraban en la miseria.

En 1944, año de fundación del IRA, un censo realizado por el Servicio Técnico Interamericano de Cooperación Agrícola (citado por Carlos Pastore) halló que de los 94.498 productores censados, sólo el 16% tenía título de propiedad. El 84% eran ocupantes de hecho. 76 años y tres instituciones después, apenas el 8,3% de las fincas de la “reforma agraria” tienen
título definitivo mientras el 91,7% restante son ocupantes de hecho (SIRT-INDERT-2020). No sólo no se avanzó sino que se retrocedió, dejando marginados a miles de pequeños agricultores la mayor parte de los cuales encontró una salida emigrando a los cinturones de hacinamiento urbano. Fracaso total.

Es hora de que el Presidente de la República conforme un equipo de urgencia para ver qué hacer con semejante olla podrida. El INDERT va a tragarse este año otros Gs. 159.000 millones del PGN para nada. Pocas acciones del Estado son tan inútiles, costosas y corruptas como la “reforma agraria”.

Ya es suficiente.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

La incógnita 8D

Editorial

No es Dinamarca, pero…

Editorial

Clima político

Editorial

Subproductos de la pandemia

Editorial

Sismos en Camelot

Editorial

¡Marche un subsidio…!

Editorial

Forzando la máquina

Editorial

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente