spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
24.7 C
Asunción

Hacia el nuevo ciudadano
H

/

/

Las elecciones municipales del pasado domingo 10 pusieron en cartelera el nuevo formato de listas abiertas y, en muchos casos, el sistema fue letal para políticos chanchulleros que pretendían seguir abulonados a sus cargos.

Tome nota la clase política. Si algo ha demostrado la ciudadanía en el Paraguay es su decisión de defender a ultranza todos los logros emergentes de la democracia. No hay vuelta atrás. Aquellos políticos que se resistan al cambio van a ir siendo dejados por el camino. Empiezan a resquebrajarse y a caer antiguos bastiones del continuismo. Está ocurriendo antes de que la biología cumpla sus mandatos inexorables. Y también están en la mira los de la “tierna podredumbre” de que hablaba Eugenio Garay refiriéndose a la joven falange que en los años ’20 desató una sangrienta revuelta. Los “jóvenes viejos” tendrán que hacer algo más que librar cheques sobre el prestigio de sus padres. Tendrán que construirse su propia personalidad porque la gente está cansándose de “más de lo mismo”.

Las nuevas generaciones de ciudadanos, sobre todo los que votan por primera vez, son un producto legítimo de las redes sociales. Manejan mucha más información que sus padres e inmensamente más que sus abuelos. Ya no necesitan esperar que los medios les provean datos de un político en campaña. Con guglear su nombre es suficiente. Allí saltarán de inmediato su biografía, sus competencias y también su prontuario si tiene cuentas con la justicia. Es inútil que los políticos intenten acallar medios y periodistas, en algunos casos mediante el soborno y en otros acaparando multimedios. Siempre habrá fuentes libres que provean información.

En adelante serán cada vez más numerosos los votantes libres, los que no necesitan ser arreados por esa repugnante exudación de la política basura, los “operadores”, los que ladran por encargo y compran voluntades con dinero sucio robado al Estado o producto de complicidades y negociados con el crimen organizado.

Todos estos cambios tomarán tiempo y requerirán paciencia. Antonio Gramsci, preclaro pensador que se opuso en Italia al fascismo de los años 30, dejó este pensamiento: 

“Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda nuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda nuestra fuerza”. 

¿Aplica o no para el Paraguay de ahora? 

Seguí leyendo