spot_imgspot_img
martes, octubre 26, 2021
30.7 C
Asunción
InicioActualidadEntre quiebre y conspiraciones

Entre quiebre y conspiraciones

Categoría

Fecha

Bajo el mando del General Bernardino Caballero se fundó uno de los partidos con mayor hegemonía en el país, El Partido Nacional Republicano, como se llamó en sus inicios que forjó sus primeros pasos en la arena política un 11 de septiembre de 1887.

Luego de disputas y golpes de estados a lo largo de la historia, el Partido Colorado se consolidó en el poder pero con una camada de políticos deshonestos y corruptos. El historiador Julio César Frutos considera esta nueva fase como neocoloradismo, con gente que solo aspira a un cargo público para enriquecerse y no para servir al pueblo.

Puntualizó que la junta de gobierno ya no se reúne y las seccionales no funcionan para asistir a los ciudadanos como debería de ser. “Este 11 de septiembre le toma al coloradismo en su peor crisis”, aseveró.

El doctor en historia hizo una síntesis de la transformación de los dirigentes del Partido Colorado. Explicó que de 1947 a esta parte la clase dirigente fue casi en su totalidad corrupta, con bienes incalculables como estancias en el Chaco, departamentos en el exterior y residencias lujosas que no pueden justificar. “El pueblo paraguayo se dio cuenta que el coloradismo se transformó en una entidad para beneficio particular”, señaló.

Nombró a los colorados de la camada honesta como Juan R. Chávez, Luis M. Argaña, Carlín Romero Pereira entre otros, quienes lucharon por los ideales fundamentales del Partido Nacional Republicano.

La hambruna durante la presidencia de Federico Chávez llegó a una situación límite que causó un golpe de estado. La gente estaba esperanzada con la figura del Gral. Alfredo Stroessner, excombatiente de la Guerra del Chaco. El Partido Colorado apoyó su candidatura y en sus primeros años tuvo un buen gobierno. Desde 1959 ocurrió una división en el partido y miembros como Epifanio Méndez Fleitas, Waldino Lovera, Eduardo San Martín fueron expulsados a Buenos Aires, rememoró.

El gobierno de no más de 300 personas que gobernaron el país en la época de la dictadura llevó a la miseria al pueblo y a la esencia del Partido Colorado. Frutos comparó con la actualidad que ahora no suma más de 500 los dueños del país, entre ministros, senadores, diputados, dirigentes políticos quienes viven como reyes con salarios jugosos a costa del pueblo.

Sostuvo que el desafío de los colorados auténticos, en el que él se identifica, es el de luchar contra esa camada que no refleja la verdadera esencia del Partido Nacional Republicano.

UN PARTIDO DIVIDO E INESTABLE

Bader Rachid Lichi sostuvo que no se siente la integración del Movimiento Añetete dentro de la Junta de Gobierno y el Comité Ejecutivo. Reconoció que el partido colorado está atravesando por un momento difícil por su división interna.

La falta de integración en los movimientos Colorado Añetete y Honor Colorado hacen difícil la gobernabilidad. “Un gobierno sin el sustento de un partido fortalecido hace imposible su gobernabilidad” señaló.

La falta de entendimiento entre ambos movimientos hace que el Gobierno se vea perjudicado, al tener un gabinete sin la sustentabilidad del partido. “En ese sentido los veteranos vemos con tristeza lo que sucede dentro del partido”, lamentó.

Bacher sostuvo que la única manera de solucionar la fragmentación del partido es con el diálogo. Citó una frase de Bernardino Caballero que decía: “La democracia es la discrepancia dentro de la convivencia respetuosa” convino que eso sigue siendo aplicable y es lo que necesita el partido para volver a unirse.

Asimismo, agregó que los veteranos, y se incluyó, están intentando reencontrar a la familia colorada. Explayó que la situación económica reinante en el país y en los países vecinos requiere una gran muñeca política. El presidente Mario Abdo Benítez necesita adquirir asesoramiento con gente que entiende de la materia para salvar la situación, “va a ser un año difícil” sostuvo.