spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
domingo, junio 13, 2021
10.7 C
Asunción
InicioActualidadSocial"El Ministerio de Salud se tiene que dejar ayudar"

«El Ministerio de Salud se tiene que dejar ayudar»

Categoría

Fecha

La lenta y desorganizada vacunación que se está llevando a cabo por parte de la cartera sanitaria en la lucha contra el Covid-19, preocupa a todos y pone en jaque la salud de la población.

El panorama no es halagüeño para quienes están cansados del encierro, para los que permanecen en una cama de terapia luchando por su vida, o para los que ruegan por una de esas. 

Llueven las  denuncias por personas que aparecen vacunadas cuando en realidad no lo están, incluso algunos ya fallecidos, además existe quien se vacuna estar en la franja de edad y qué decir de aquella confusión de dosis que se produjo recientemente.

En medio de todo el caos, el Servicio Nacional de Salud y Calidad Animal (Senacsa) informó el pasado 6 de abril que logró cerrar la campaña de vacunación antiaftosa en 13.870.000 cabezas en un periodo que abarcó del 18 de enero al 26 de febrero.

En un segundo periodo de vacunación abarcará a un número mucho menor, cercano a las 4.500.000 de cabezas, que tiene como fin reforzar la inmunidad en animales jóvenes menores a 20 meses.

La pregunta es ¿por qué un método efectivo como este no puede ser aplicado por el Ministerio de Salud en su lucha contra el enemigo más poderoso que tenemos? El presidente de Senacsa, José Carlos Martin Camperchioli, en entrevista con este medio, detalló que hay mucha experiencia de por medio que se fue adquiriendo a través de los años mediante un fuerte impulso del sector privado y público.

“Es un ejemplo en todo el mundo y no solo en el sector pecuario se puede imitar, también en el área de salud, de construcciones, en el tema educativo, es muy transversal”, refirió.

Algo que aprendieron, que según el presidente, el Ministerio de Salud debe llevar a cabo, es que no puede ser el mismo sistema para todo el país. Cada zona tiene una idiosincrasia, no se puede seguir el mismo método de trabajo en Central y en Alto Paraguay.

En esa línea, agregó que hoy en día 95 centros funcionan como centros logísticos y se controla todo el expendio de vacunas. “Tenemos una capacidad de mantener 40 millones de dosis siempre y cuando sea una vacuna de 2 a 8 grados, la misma que están usando en el tema de Covid-19. Nos da mucha fortaleza el sistema de información, sabemos cuántas vacunas se vendieron, a dónde se fueron y esos productores que compraron, cuántos animales tienen”, aseguró.

Por tal motivo, un productor que cuenta con 100 cabezas no puede comprar 200 ni 50, está todo muy bien trazado, según afirmó el presidente de Senacsa.

Dijo que se tiene un manejo de stock de vencimiento, si hay pérdida de cadena de frío, todo está informatizado. “Si vamos a vacunar 14 millones de animales, estimamos que se pierden el 20% de las vacunas y al final de cada periodo se utiliza un 20% más de lo previsto en vacunas”

El desorden en las vacunaciones contra el Covid-19, según el presidente, también viene dado porque no hay una gestión informática. “Todos le culpamos a Salud, pero se tienen que dejar ayudar y que quienes le ayuden les sirvan. Todos estamos trabajando bajo el servicio de urgencia y hay que ver qué viene en el 2022, trazar una estrategia y se llama tener soberanía en cuanto a las vacunas para producir en Paraguay”.

Aseguró que hay que usar la experiencia de la aftosa, pues epidemiológicamente ambas enfermedades son muy similares y virulentas que causan cierta mortandad en base a cierto porcentaje. “El Ministerio de Salud no puede solo y se le puede ayudar mucho más, pero siempre que se dejen ayudar”.

PRODUCCIÓN DE VACUNAS EN PARAGUAY

Contó que Brasil firmó un acuerdo con los productores de vacunas antiaftosas para producir vacunas anticovid en sus laboratorios, y Paraguay cuenta con 2 laboratorios con capacidad para producir 40 millones de vacunas contra la aftosa.

“Se puede hacer, yo hablé con mis pares brasileros, pero depende más del Ministerio de Salud que de nosotros”, señaló.

Asimismo acotó que todos tenemos que tirar del mismo carro y debe haber una sincronización perfecta en la guerra contra el enemigo invisible.

A FUTURO

Camperchioli destacó que durante la pandemia se habló mucho de los funcionarios públicos y quedó demostrado cuáles fueron las instituciones que funcionaron, que pudieron adaptarse y en Senacsa fue un trabajo grande de capacidad de adaptación. 

“Rompimos récord en exportación y este primer trimestre rompimos 35% por encima del año pasado. Estamos muy saturados, la capacidad de horas hombres que yo tengo es para un nivel de producción, y si aumentó 35%, tengo que aumentar 15% la producción porque la presentación más pequeña de carne que se exporta son 500 kilos y la más grande es de 27 toneladas. La carne requiere un control más minucioso que exportar 1 kilo de soja o maíz”.

Una vacunación en tiempo y forma del ganado, representa una garantía para seguir conquistando mercados y afianzar los que ya están. Un productor en promedio está gastando en sanidad animal por año US$ 2.5 por cabeza y los otros mercados están gastando US$ 15 a US$ 20 por cabeza. 

“Tenemos que seguir invirtiendo y mejorar, estoy armando un trabajo de tesis, quiero ver qué tan lejos estamos porque para exigir y para tener los mejores mercados hay que hacer una inversión y ver el costo beneficio. Paraguay tiene la ventaja de que el pequeño o el gran productor, el 10 de cabezas o el de 1.000 y 2.000 está dentro del circuito de exportación, no hay diferencias, eso es bueno porque no sacas al pequeño productor y eso se vende afuera, es la adopción social de la ganadería, y eso hay que cuidarlo”, concluyó el presidente de Senacsa. 

 

Artículo anteriorLecturas que erizan la piel
Artículo siguienteLa primera vuelta al mundo