domingo, abril 21, 2024
33.7 C
Asunción

Dilemas de la naturaleza

En la  semana del encuentro mundial del cambio climático en Dubai podemos afirmar que desde  hace tiempo insistimos en sus consecuencias, la contaminación y sus efectos no solo sobre la especie humana sino también sobre nuestra fauna y flora. La crisis climática, las especies invasoras, la sobreexplotación de recursos y la contaminación podrían destruir ecosistemas cruciales. Pedimos a los expertos que expongan los riesgos y ofrezcan algunas soluciones.

No nos damos cuenta pero se está desarrollando: “Una catástrofe de la biodiversidad” cómo indica el titular de una historia referente a cómo podría ser el mundo en 2050, a menos que actuemos ahora.

La continua destrucción de la naturaleza en todo el planeta provocará grandes perturbaciones en el suministro de alimentos y agua potable, la desaparición de especies únicas y la pérdida de paisajes fundamentales para la cultura y el ocio humanos a mediados de este siglo, han advertido los expertos. Es un aviso que debemos tener en cuenta y prepararnos y preparar a las generaciones más jóvenes para que conozcan bien el mundo que quizá para sus nietos ya no será igual.  Si la humanidad no cumple con sus compromisos de abordar los cinco principales factores de pérdida de la naturaleza, los sistemas naturales críticos podrían colapsar justo cuando se prevé que la población humana alcance su punto máximo para mediados de siglo.

Altos riesgos

A pesar de que hay un millón de especies de plantas y animales en riesgo de extinción. frente a los incendios forestales, las inundaciones y la intensificación de las condiciones climáticas extremas debido a la crisis climática, la conservación de la naturaleza se está convirtiendo cada vez más en parte de las guerras culturales que arrasan en muchos países, lo que ha estimulado la oposición. a muchas políticas medioambientales.

Es algo que se va tomando muy en serio en su creación y aplicación en varios países cómo Brasil que tiene a su ministra de medio ambiente Marina Silva que reitera el regreso de su país a la lucha contra la emergencia climática, que califica como el mayor desafío global de la humanidad.

En Sudamérica, Brasil es un país de 8.51 millones de km² con una importante presencia de fauna que la llega a ser etiquetada cómo uno de los pulmones del mundo. Que por fortuna no tiene cáncer todavía, más si cómo habitantes de este mundo no cambiamos nuestros sucios hábitos de ensuciar y contaminar nuestro medio ambiente estamos asegurando un mal futuro para la vida en el planeta de cualquier especie, origen o grupo que hasta ahora sobrevivimos a las temperaturas extremas en las estaciones picos del año.

No tomar medidas antes de mediados de siglo puede provocar extinciones, la rápida propagación de especies invasoras (que a menudo traen nuevas enfermedades) que incomodan y producen complicaciones secundarias cómo la corrupción en los estados que pretenden “ayudar” con las gestiones que no son suficientes o efectivas para el ciudadano. 

Nos toca  sobrevivir en estas condiciones refrescándonos con algún tereré o refugiarnos en un lugar con aire acondicionado ahora en los días y horas previos al verano o abrigarnos bien en nuestros breves inviernos.

Más de una cuarta parte de todas las especies de plantas y animales que han sido objeto de evaluaciones de conservación en profundidad están en riesgo de extinción, según la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Que es un llamado de atención al momento de desechar basura que llevaría mucho tiempo en degradarse y que puede robar el espacio y la oportunidad de existir en paz a nuestra fauna y flora. 

Es un tema delicado y urgente que requiere atención y cuidado.

Más del autor