spot_imgspot_img
miércoles, diciembre 1, 2021
24.7 C
Asunción
InicioGlam“Deseo inspirar a mis seguidores"

“Deseo inspirar a mis seguidores»

Categoría

Fecha

Laisa Gutjahr comenzó a trabajar con las redes sociales hace 2 años y medio aproximadamente, en el 2019, cuando tenía 16 años. Sin embargo, considera que recién este año empezó a trabajar de verdad.

Todo se originó cuando ganó más seguidores y arrancó a mostrar su día a día. Al principio era algo muy orgánico, por puro hobby. Luego de un tiempo, algunas marcas comenzaron a enviarle regalos para que los divulgara en Instagram.

Posteriormente ya le preguntaban cuánto cobraba por una publicidad. “Desde momento vi que realmente podía ganar dinero con eso, entonces pasé a dedicarme más a mis redes”, contó.

Mencionó que ama editar, sin embargo, aconsejarles a sus seguidores en la caja de preguntas de las historias de Instagram, se robó su corazón.

Actualmente, Laisa se encuentra trabajando con seis marcas nacionales y una empresa brasileña. Aseveró que el tiempo que le lleva crear una publicación para un producto depende mucho de la clase de video o foto que necesite hacer.

No obstante, tarda alrededor de tres horas entre grabar, editar y postear sus videos. “Con las fotos el tiempo es menor, pero igual lleva su tiempo y trabajo, alrededor de una hora o más”, expresó.

“Hacer algo mal hecho es muy fácil. Por eso siempre estoy estudiando y capacitándome más para entregar lo mejor de mí”, aseguró.

Manifestó que ama promocionar todo lo referente al autocuidado, la belleza y moda. Lo que importa para ella es poder estar entregando un contenido de valor a la vida de sus seguidores.

La influencer nunca se vio como un ejemplo a seguir. “Soy humana, cometo errores, pero voy detrás de lo mío, deseo de todo corazón que pueda inspirar a mis seguidores de alguna manera y puedan llevarse consigo una parte buena de mi”, sostuvo.

Hoy en día siente que tiene una relación muy próxima con sus seguidores. “Muchos tienen una confianza muy grande conmigo. Ellos me ayudan y yo a ellos. El 90% de los comentarios que recibo siempre son positivos, estoy infinitamente agradecida por eso”, señaló.

Comentó que antes sentía vergüenza a la hora de hablar ante cámaras. “Yo no conseguía filmarme hablando en un lugar público, con gente mirándome, moría de vergüenza, incluso una vez quedé muda en una entrevista en vivo”, recordó.

Tras esta experiencia, Laisa cree que todo en la vida lleva su proceso y no podemos escapar de eso. “Nadie nace siendo un experto en algo, todo lleva su tiempo. Yo tomé conciencia de que si quería realmente trabajar con las redes, ese problema ya no podía ser parte de mi vida. Hoy, felizmente ya no es un problema para mí, pero sé que aún puedo mejorar mucho en ese aspecto”, analizó.

Indicó que, sin dudas, lo más difícil de tener tanta exposición en redes sociales es tener que lidiar con malos comentarios. “Es muy fácil juzgar y criticar escondidos detrás de una pantalla y perfiles falsos, esas personas no saben el daño que hacen al enviar mensajes así. El internet ya mató y llevó a tantos a caer en depresión. Yo fui una de esas personas, por un tiempo desaparecí de las redes, gracias a Dios superé y volví a aparecer, muchos ya no vuelven”, reflexionó.

Agregó que la red social Instagram es una ilusión, en la que uno solo muestra lo que quiere y se desconocen las luchas diarias de las personas, los hechos a los que se enfrentaron para llegar a donde uno está. Asimismo, apuntó que falta más empatía a la hora de uno enviar su “humilde opinión”.

Confesó que es muy importante no olvidar la responsabilidad que los influencers tienen frente al público, principalmente al tocar asuntos polémicos. “El sentido común y empatía para emitir comentarios y publicar contenidos es esencial. Al ser figuras públicas todo lo que uno diga o haga tiene un mayor peso”, garantizó.

EL MENSAJE
Finalizó recomendando a todos aquellos que les gustaría trabajar en las redes, a no hacer caso a las “críticas constructivas” de quien nunca construyó nada y a que se arriesguen. “Todo lleva su proceso, con el tiempo y la experiencia, todo mejora. Van a errar, van a acertar, pero recuerden que es una profesión del futuro, una que abre innumerables puertas”, concluyó.