viernes, febrero 23, 2024
27.9 C
Asunción

Cerebro y alimentos

Lo que sea que introducimos en nuestro cuerpo por la boca, nariz u utilizando jeringas u otras herramientas diseñadas para medicarnos, beber o alimentarnos no solo tiene efectos en nuestra imagen, peso, órganos o sentidos  sino sobre nuestro cerebro.  Ahí donde  tengamos para poder captar visualmente o auditivamente un mensaje, información o conocimiento que se almacenan y procesan en nuestra mente, disco duro o procesador que de acuerdo al cuidado que hagamos del mismo tiene la posibilidad de funcionar y rendir bien de acuerdo a la exigencia o demanda que tenga. La universidad de Harvard ha identificado los 5 alimentos que tiene que evitar para tener buena memoria que sirve no solo para recordar solo lo que buscábamos al ir a un centro comercial para adquirirlo, cómo vestir para un evento social o lo que debamos consumir a la hora de desayunar, almorzar o cenar.

Momentos en los que comemos mal, “ñande karu vai” cómo se dice en guaraní o no comemos algo en particular son frecuentes. Es un problema que todavía tenemos en un país con suficientes recursos para alimentar a su población y gente fuera de aquí también que comen nuestra carne, soja u otras verduras y frutas que se encuentran entre lo que debemos comer para gozar de buena salud y energía suficiente para rendir bien y lograr nuestros objetivos.

En la “lista negra” cómo la titulan en la universidad que es referencia de conocimiento para todos se encuentran:

  • Azúcares añadidos:el exceso de estas podría llegar a provocar deficiencia de memoria.
  • Aceites procesados: con grandes cantidades de ácidos grasos Omega-6, causan la inflamación del cerebro, dañando los vasos sanguíneos.
  • Comidas ultra procesadas: en exceso puede causar acortamiento en los extremos de los cromosomas, generando como consecuencia distintas enfermedades degenerativas.
  • Alimentos fritos: afectan en gran proporción la memoria.
  • Edulcorantes artificiales: aumentan la cantidad de bacterias negativas en el estómago, por lo que afecta el estado anímico de las personas.

Cambiar los hábitos

Nos encontramos en el tiempo no solo de la tecnología, cambios climáticos, crisis económicas, políticas y sociales sino también es el momento en que por no comer bien se desarrollan serios problemas e indisposiciones que son señales para volver a alimentarse cómo lo hacia la humanidad antes de la revolución industrial. Esa que trajo consigo no sólo máquinas que reemplazaron al hombre sino estilos de vida que nos llevaron a consumir “comida rápida” o hecha en base a ingredientes o contenido procesado que habituó a mucha gente por mucho tiempo en varios lugares del mundo a embocar lo que no hace bien a nuestra imagen u órganos de nuestro cuerpo.

Que puede estar sano y feliz si cambiamos esa lista de color negro por otra de matiz más positivo que contiene:

  • Cereales integrales
  • Té verde
  • Cúrcuma
  • Jengibre

Entre otras verduras y proteínas que no hayan sido procesadas o combinadas con cosas que nuestro paladar no identifica pero una vez dentro de nuestro cuerpo, los órganos al procesar lo que hayamos comido se vean en peligro por la cantidad o frecuencia de lo que elijamos engullir. Hay que aprender a comer para mejorar la memoria.

Más del autor