spot_imgspot_img
domingo, enero 23, 2022
40.7 C
Asunción

Autoridad en cuestión

Cuando uno observa la conmoción en las calles de Santiago con una prestigiosa institución como Carabineros ante fuertes cuestionamientos o la policía de Colombia uno se pregunta dónde está la razón que puede explicar estas reacciones tan virulentas. Hace un año un ciudadano norteamericano Floyd en la pacífica y muy desarrollada Minnesota desató una conmoción nacional en los EEUU contra los policías.

Entre las tantas cosas existentes  en la biblioteca virtual, ahora me tope con un escrito que describe las características de los  revolucionarios y  de los rebeldes, y se lee lo siguiente; “el revolucionario es una persona que se fija la meta de cambiar el mundo, y que para esto está listo para abrazar la lucha revolucionaria sea cual sea su forma, incluso cuando se trata de las tareas más oscuras. El rebelde, por otro lado, no tiene otro deseo que mostrarse en una versión heroica y romántica de sí mismo”.

SIGNOS PREOCUPANTES 

Repasando lo ocurrido recientemente en Colombia, Argentina, Chile y Paraguay , nos lleva a reflexionar sobre dónde quedó la imagen de la autoridad y su reacción racional  a manifestaciones ciudadanas.  El joven aunque tenga un espacio temporal, cultural y hasta espacial con sus mayores también está en la sociedad y cuando ocurre algo que la molesta estalla con o contra ella imponiendo a la policía cómo autoridad y al ciudadano cómo inferior. El ciudadano que se está habituando a ir contra las reglas impuestas por ley para defender su punto de vista y por esto la policía responde sin control algunas veces sacando la vida de algunos manifestantes, que a su vez ya sin miedo van contra los uniformados o fuerza del orden.

Cómo si fueran hinchas del otro club de fútbol las confrontaciones son virulentas y con varias víctimas de ambos lados. Es un  juego que con sus reglas, espacios, tiempo y jugadores debe enseñar que hasta los mismos tienen sus límites y  hay autoridades por respetar si se desea conquistar un punto.

La vida está llena de reglas que si no se obedecen la anarquía y el caos se hacen presentes para quebrar el espacio del mismo revolucionario y /o rebelde que sin filtros es capaz hasta de entrar en un embate cara a cara con los uniformados  que deben establecer orden en la comunidad perdiendo muchas veces hasta su vida por haberse enfrentado con autoridades entrenadas para “controlar” y “dar orden”.

LA AUTORIDAD CUESTIONADA

El texto en cuestión  no está enfocado solo en Latinoamérica también en Europa florecen las inscripciones ACAB, All Cops Are Bastards («todos los policías son bastardos»). En los países escandinavos, dado como ejemplo de sociedad de «cuidado», esta extraña manera de ser testigos de cambios sociales fuertes en el mundo que ahora no solo se ve afectado por el covid sino una preocupante mutación de la sociedad hacia lo que nuestros mayores consideraban autoridad. Las manifestaciones son cada vez más violentas y la policía renuncia a ir a ciertos vecindarios para evitar incidentes.

Según los pedagogos la primera escuela de la vida está en la casa y se espera que de ahí egresen ciudadanos  listos para relacionarse con el mundo exterior de manera pacífica. Luego al iniciar la carrera académica se espera que el estudiante establezca y expanda redes sociales reales que lo ayuden a socializar en calma en y con todas las instituciones del país. Que en su organigrama tienen referentes de autoridad que solo con su presencia se da un orden discreto  y marca la referencia del juego presentado no siempre para ganar en particular algo sino más bien para que aquello conquistado sea para todos.

UNA NUEVA MATRIZ

Es importante tener en cuenta que el aprendiz egresado del hogar es testigo de muchas actitudes poco o nada ordenadas cómo la reacción violenta de un estudiante a su profesor y hasta a su padre, rompiendo así lo que servía para entender el primer eslabón de autoridad en nuestra vida. Claro , no es la excusa para continuar quebrando las estructuras de la casa de todos que somos consciente que al hacerlo las vigas y el tejado también nos golpearan

Es urgente el tomarse el tiempo de retiro social para dialogar y pensar entre los miembros de nuestra primera escuela sobre qué pasa o nos falta para producir el pensamiento del rebelde hacia una revolución positiva para así hacer que las generaciones menores sientan inspiración para continuarla en sus vidas y la extiendan a los que vendrán  dejando en claro que las autoridades son con las vigas que sostienen al techo que nos protege del calor, frio, lluvias y todo lo exterior y si no existe un respeto y cuidado de las mismas.

También estos deben entender esta nueva realidad y cambiar en consecuencia.

Más del autor