spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
38.7 C
Asunción
InicioVida Moderna¿Y si te convertís en tu peor enemigo?

¿Y si te convertís en tu peor enemigo?

Categoría

Fecha

Estás a punto de salir con la persona que te gusta, pero ponés mil excusas para cancelar la cita; si ya te ha pasado, déjame hablarte del autosabotaje al cual te estás exponiendo y los efectos que podría causar en tu cotidianidad.

Matías es un joven muy estudioso en su facultad, pero siempre que se presenta alguna prueba o examen crucial para su carrera, el miedo y una vaga idea que le dice “no vas a poder” se hacen presente de manera automática y, al final, siempre termina desistiendo de sus actividades porque inconscientemente ya no se siente capaz de realizarlas.

Si te sentís identificado/a con esa breve historia, lo que te pasa, como a Matías, son las típicas características del autosabotaje, una serie de acciones ligeramente destructivas para el desarrollo individual y social de una persona, teniendo en cuenta los estudios de los expertos en la salud mental.

Para la española licenciada en psicología clínica, Isabel Rovira, el autosabotaje y todas aquellas conductas que están relacionadas con él, son actos inconscientes que aparecen en los momentos que pueden suponer un gran cambio en la vida de las personas, sea del tipo que sea.

“Estas conductas tienden a obstaculizar la consecución de metas o logros mediante automanipulaciones inconscientes”, sintetizó Rovira. Agregando que el objetivo del autosabotaje es mantenerse dentro de la zona de confort, en la cual todo es fácil o al menos previsible.

POSIBLES CAUSAS
“El autosabotaje podría proceder de una personalidad autocomplaciente y, desde una perspectiva clínica, puedo hablar de una persona con bajo autocontrol. Entonces, si alguien presenta síntomas de autosabotaje, puede presentar cambios conductuales y también volitivos”, destacó la licenciada en psicología clínica, Gloria Petters.

Así también, la profesional agregó que con el autosabotaje aprendés que una persona puede ser su propia enemiga. Una persona se manipula inconscientemente e incluso convierte esos aspectos en hechos plenamente conscientes con el paso del tiempo.
“Puede darse en momentos cruciales, cuando se debate una importante toma de decisiones y una persona se mueve únicamente por el miedo. Este temor se presenta, por ejemplo, cuando alguien debe invertir su dinero en algo, decidir una dieta, entre otras situaciones cotidianas”, sentenció la psicóloga.

La persona termina mintiéndose a sí misma, detalló Petters, y se va creyendo sus propias mentiras. Así también, para la profesional una causa directa del autosabotaje es la baja autoestima.

Por lo cual, el individuo que padece este tipo de actitudes ve sus metas como objetivos inalcanzables e irrealizables por el simple hecho de no creer en sí mismo, dejando de lado muchas cosas importantes en su día a día.

“Toda esta serie de pensamientos trabaja sobre el sistema de creencias de la persona,  donde ella se queda sumida a una actitud que irrumpe de manera inesperada en su conducta y toma todo el control de esa actividad a ser realizada”, comentó Petters.

POSIBLES EFECTOS
Según la licenciada, algunos de los efectos desarrollados a corto o largo plazo son el miedo al fracaso, a los cambios, inseguridades, falta de motivaciones, ausencia de objetivos claros, entre otras consecuencias más.
Igualmente, la psicóloga subrayó que los efectos también dependerán de los tipos de autosabotaje presentados, que varían entre:

– La acrasia: término impulsado por Aristóteles, que hace referencia a cosas hechas a medias y nunca concretadas o realizadas solo para dar gusto a los demás.

– La procrastinación: retrasar y posponer cosas. Se centra en el hábito de dilatar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables por miedo o pereza a afrontarlas.

– Excusas: la búsqueda permanente de excusas para no afrontar nuevas tareas hace que nunca comencemos una actividad, por “falta de tiempo”, por estar “ocupado/a” y otras excusas más.

– Perfeccionismo: esperar siempre el resultado perfecto a una actividad también lleva a dificultarnos la realización de una tarea, pues al ponernos como objetivo central que todo debe salir perfecto, las acciones quedan inconclusas porque nunca serán perfectas.

Petters finalizó diciendo que, si bien el autosabotaje no tiene una “cura” como tal, se recomienda a quien tenga estas actitudes que busque ayuda profesional para al menos saber cómo equilibrar este tipo de pensamientos y así enfrentar cualquier tipo de problemas existentes en la cotidianidad.