spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
viernes, septiembre 24, 2021
27.7 C
Asunción
InicioTurismoUn rincón rodeado de la magia del Yvytyruzú

Un rincón rodeado de la magia del Yvytyruzú

Categoría

Fecha

Era diciembre de 1982 cuando George Duffy, completamente enamorado de Independencia, su vegetación y la cordillera del Yvytyruzu, decidió que la quinta El Abuelo sería el lugar donde pasaría sus últimos 10 años de vida.

George era ingeniero agrónomo, nació en New Orleans, Estados Unidos, aunque provenía de familia de irlandeses. Cuidó con mucha dedicación la propiedad hasta sus últimos días, y su esposa Totó Giret, confiesa que él le dejó un legado de amor, el regalo más lujoso para quienes saben apreciarlo: la naturaleza.

La casa de descanso se convirtió en una Posada Turística y al nombre de El Abuelo se sumó el de Posada George, como un homenaje a ese gran hombre. “Acá venís a enamorarte de vos mismo o si lo decidís a unir lazos más profundos con tus seres amados. Nuestro verde se encarga de la magia”, comentó Totó Giret, la propietaria de la Posada.

El Abuelo – Posada George es un lugar mágico y energético con una vista inigualable de la cordillera del Yvytyrusu desde su Mirador.

“Hace 40 años aproximadamente teníamos la quinta, pero 10 años atrás llegué a vivir a Independencia por razones familiares. Me pareció un desperdicio las 3 hectáreas que teníamos con esas vistas tan atractivas, por eso decidí convertirla en Posada, y también porque siempre tuve afinidad con el turismo, era propietaria de una agencia de viajes y siempre estuve conectada al rubro”, relató.

Agregó que desde el mirador se puede divisar toda la serranía, y es una réplica del campanario de Yaguaron.

El lugar también cuenta con hamacas, reposeras, parrillas y las habitaciones con ventiladores de techo, aire acondicionado y baño privado.

“Quien llega a la Posada se desconecta con el mundo para conectarse consigo mismo y apreciar los majestuosos regalos de la naturaleza. Tenemos un jardín de 2 hectáreas rasurado a máquina y 1 hectárea de monte con senderos para caminar. Las personas se sienten como en un pequeño paraíso”, señaló Giret.

Lo que les caracteriza, además de la ubicación, es el buen servicio, pues en la Posada se puede divisar mucha vegetación, cocoteros, frutales, y según la propietaria, los huéspedes comen mandarinas, pomelos, llevan sus limones, y eso les hace sentir como en casa.

Como el espacio es amplio no existe la aglomeración. Tienen 3 bungalows con capacidad para 4 personas cada uno y el costo del hospedaje es de G. 100 por persona. La Posada también recibe a quienes deseen hacer camping, pues el predio lo permite.

“Antes teníamos un living grande con chimenea donde a la mañana poníamos una mesa de desayuno, pero desde marzo, para cuidarnos entre todos, cancelamos esos servicios, ponemos en una mesa afuera al aire libre un termo de café y de cocido”.

Giret señaló que con la llegada de la pandemia, los paraguayos y paraguayas han podido apreciar lo lindo del país. Existen más oportunidades de hacer turismo interno hoy en día, por el contrario, antes elegían destinos como Camboriú o Mar del Plata.

“Colonia Independencia ha cambiado mucho y es un lugar para relajarse. En la Posada la gente llega al Mirador, se toman su mate, observan la puesta del Sol y eso es algo impagable”, concluyó la propietaria.

Los interesados en más información pueden contactar al (0981) 590 243.