spot_imgspot_img
viernes, octubre 22, 2021
17.7 C
Asunción
InicioGlam“Todas las mujeres que vestí fueron importantes”

“Todas las mujeres que vestí fueron importantes”

Categoría

Fecha

El juego preferido de María Sonia Gauto cuando era pequeña consistía en tener una tienda y juntar ropas con sus amigas de infancia para después jugar a desfilar.

Luego, durante su adolescencia, una conocida modista de su mamá le dio la posibilidad de crear sus propias prendas. “Tenía un estilo muy particular que les gustaba a todas mis amigas, debido a que me diferenciaba en mi forma de vestir y me pedían que les sugiera qué modelo hacerse”, recordó la experta en modas.

Su primer contacto con la moda fue cuando estaba en el colegio, y durante las vacaciones su institución le exigió hacer una pasantía en algún lugar comercial. Maria Sonia escogió una gran tienda de indumentaria.

“Fue mi primera experiencia en la que se despertó mi pasión por la moda, amaba el contacto con la gente y tenía un gran poder de convencimiento”, sentenció.

A los 18 años fue a trabajar en una boutique, ya que buscaba ese contacto con la moda, saber los gustos de las personas y aprender. Como cada semana debía ir a la fábrica para la reposición de las prendas, su atención se enfocaba en el departamento de diseño y llevaba ideas de lo que las clientas buscaban, e incluso su propia ropa.

“A las clientas que entraban a la tienda les gustaba lo que yo usaba, tanto así que la jefa de diseño pidió por mí, decía que tenía demasiado talento para estar en atención al cliente y me llevó a formar parte del equipo de diseño como su asistente. Ahí surgió mi gran oportunidad, trabajar en el departamento de diseño fue un sueño cumplido, aprender el proceso desde los tipos de tejidos, la moldería, el corte y la confección. Una gran escuela de aprendizaje”, sostuvo.

EL DESPEGUE

Años más tarde, ya con una buena base de experiencia, Sonia decidió independizarse, porque sentía que no podía expresar libremente sus ideas, ya que sus diseños y el costo de elaboración eran muy elevados y no rentables para una producción masiva.

“Me frustraba tener ese freno, entonces comencé a diseñar y fabricar en pequeña escala mi propia colección. Fui comercializando a pequeñas boutiques, creciendo de boca en boca con gran éxito, me dediqué a ello varios años hasta que me propuse abrir mi primer atelier al público, para una atención personalizada”, manifestó.

Expresó que inició esa nueva etapa con muchos miedos, por el motivo de que era totalmente diferente diseñar algo exclusivo que hacer una colección en serie como lo venía haciendo. “Saltar de hacer moda casual a vestidos de fiesta y convencer con un boceto a la clienta, lograr captar su atención y llenar sus expectativas fue un gran desafío siendo tan joven”, aseguró.

Una de las grandes oportunidades de la diseñadora fue crear un vestido que resultó premiado al mejor diseño entre 34 países en el Latin Model Peige en Miami, y tuvo gran repercusión en la prensa, de forma que le dio reconocimiento y desde ese momento no paró de crecer. Sonia agradece infinitamente a Noemi Gomez su propulsora, quien confió en su talento.

Tiempo después, cumplió otro de sus grandes sueños: estar en la Semana de la Moda en Ifema, Madrid. “Participé cinco años consecutivos. Para eso creé una línea artesanal con tejidos 100 % algodón, encaje de ñanduti y ao po’i. Logré exportar importantes cantidades de prendas a varias pequeñas tiendas ubicadas en las diferentes playas de España”, recordó.

Además de ello fue parte de varias ferias internacionales en Suiza, Portugal, La Palma, de Gran Canarias, el Fashion Week de Argentina, Torino, Nueva York y París. “Siempre presentando colecciones creadas con nuestros encajes autóctonos, son experiencias maravillosas, inolvidables y logradas”, confesó.

SU HUELLA PERSONAL

Lo que le caracteriza al diseñar es el poder realzar la figura de la mujer y adaptar el diseño a su estilo y personalidad. “No me encasillo en un solo estilo, creo que tengo esa capacidad por las experiencias que me dio mi larga trayectoria. Vestí a tantas mujeres y figuras que ya perdí la cuenta y no menciono nombres porque para mí todas fueron y son importantes en mi carrera, gracias a todas ellas pude crecer”, avaló.

Para Gauto, cada colección es muy significativa, cada una cuenta la historia del momento que está viviendo y plasma sus emociones. Indicó que logra inspirarse en viajes, en un café, en la calle, eventos y observando, igualmente, se mantiene informada de las tendencias y por sobre todo de las personas que solicitan su trabajo.

“De cada una sigo aprendiendo, captando sus ideas, lo que buscan y esperan de mí. La mujer paraguaya está muy actualizada en las últimas tendencias y es una gran consumidora de la moda, es muy selectiva y exigente”, opinó la diseñadora.

Analizó la situación de Paraguay en la industria de la moda y consideró que creció y se fortaleció con excelentes diseñadores, lo que les exige a mejorar y a la vez los potencia a estar preparados para ofrecer experiencias únicas, sorprender y diferenciarse.

“Lo bueno es que a su vez hay más valoración y apego a lo hecho en el país, las que recurren a un diseñador buscan exclusividad y eso favorece al sector”, concluyó la diseñadora de modas.

22-10-2021

Caos en la ciudad

¿Cuándo vuelven?