jueves, junio 20, 2024
28 C
Asunción

Reconstruir la Patria

@peztresojos . Emprendedor y Comunicador Social

Sin que se dispare una sola bala o explote una bomba, un enemigo silencioso a ha puesto a todo el país en una nube de incertidumbre que no vivíamos hace varias décadas. Miles de negocios erigidos con mucho esfuerzo, que lentamente crecieron, generaron fuentes de trabajo, dinamizaron la economía local y prestaron servicios necesarios para la comunidad, hoy tienen sus cortinas metálicas abajo. 

Día a día se multiplican las suspensiones laborales, los despidos y otras medidas que afectan a gran parte de la población en un panorama dantesco que entre tantas malas noticias no nos regala un horizonte alentador.

Está difícil, complejo, si el pan no puede llegar a la mesa no se puede pensar, si hay que trabajar el triple para llevar ese mismo pan, tampoco. Es un momento con demasiados cabos sueltos, con demasiadas conversaciones pendientes que al parecer no van a ocurrir. Hemos quedado por décadas devastados luego de nuestras guerras, porque esperamos a que pase la tormenta para hacer un intento de proyección para la reconstrucción de la Patria. Y así nos fue.

Un tópico muy desgastado en la jerga de las instituciones reza: “lo urgente es enemigo de lo importante”.  Ante tantas urgencias, pareciera que olvidamos las cosas que son importantes, como ese efusivo clamor de una Reforma del Estado que quedó simplemente en promesas, o la impronta de mano dura contra la corrupción de la que alardeaba el Gobierno, esclavo cada vez más de sus palabras, sin dar lugar a conversaciones sobre como reorganizar la Patria para que la misma pueda salir victoriosa de esta batalla, creando medidas que puedan fortalecer a los productores locales, a los pequeños empresarios, a los productores, una nueva propuesta de transformación educativa para reducir la vulnerabilidad de las escuelas rurales, la carrera de formación docente, entre otras cosas. Todas esas conversaciones están ausentes desde un Estado aturdido,  donde la ironía de esta emergencia hace que los que trabajan deban estar con a cara cubierta en las calles, mientras los criminales salen a rostro descubierto en televisión.

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor