Connect with us

Suscribirse

Editorial

Patear el tablero en IPS

Lo infecta el robo por sobre facturación

Pocas cosas debe haber más repugnantes que robar recursos destinados a salud y educación. El dinero presupuestado para comprar medica­mentos para hospitales públicos, las mochilas con útiles de distribución gratuita y la alimen­tación escolar debiera ser sagrado e intocable. Tiene que ver con la atención de los enfermos, el aprendizaje en el aula y el refuerzo alimenticio, a veces la única comida del día, que le proporciona la escuela a centenares de miles de niños.

Y es ahí, precisamente, en donde meten sus inmundos hocicos los saqueadores del Tesoro.

Los datos difundidos por el senador Jorge Querey, médico especializado en terapia intensiva, sobre las demenciales sobrefactu­raciones de medicamentos en el Instituto de Previsión Social, exponen una fétida sentina de negocios negros que mercade­res particulares perpetran con el Estado. Decirles proveedores sería elogiarlos.

Querey ofrece un cuadro muy detallado de las especialidades farmacéuticas con mayor sobre facturación. Por ejemplo, el específico denomi­nado octreotida acetato, indicado para tumores gastroinestinales, tiene una sobrefacturación de 472 %. Y la temozolamida, destinada a tratar tumores cerebrales, está sobrefacturada en un 471 %. El denunciante identifica 10 medicamen­tos con un sobreprecio que, en el “menor” de los casos, es de 156%. En números redondos, más de Gs. 80.000 millones regalados a delincuentes.

Lo más indignante es que todo esto se sabe desde hace años. Querey lo que ha hecho es sacar a paletadas la porquería que se ha estado ocultando en la cámara séptica du­rante todo este tiempo. Bien por el senador. Ahora falta que el Estado asuma el agravio y radique la denuncia en la Fiscalía de Delitos Económicos o donde sea que deba litigar.

Esta asociación para delinquir es tan alevosa que el Presidente de la República, cuyo hermano ha estado al frente del IPS, tendría que ser el primero en despejar la bruma, patear el tablero y arrasar con todas las cuevas de ladrones ocultas en ese mastodonte administrativo. Es demasiado dinero destinado a la salud que ha sido robado y que va seguir siéndolo si el propio MAB no clava su bandera de batalla contra la corrupción.

Mucha gente, harta de no recibir la atención que busca en su institu­ción de salud, va a agradecérselo.

Esperemos que no mire para otro lado.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez.

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente