EL CANDIDATO
miércoles, abril 14, 2021
25.8 C
Asunción
Inicio Gobierno Obispos lanzaron orientaciones sobre renegociación del Anexo C

Obispos lanzaron orientaciones sobre renegociación del Anexo C

Categoría

Fecha

La carta pastoral denominada “Itaipú una oportunidad de diálogo y de concertación social para el bien común” plantea cuatro capítulos: una mirada a la situación; se propone un camino para un país mejor; se invita a sanar y fortalecer la casa común de todos los paraguayos con valores cristianos y actitudes sociales que generan comunidad.

Los miembros de la Confederación Episcopal Paraguaya (CEP) sacaron una carta de 48 páginas dada a conocer hoy, donde expresan reflexiones y orientaciones pastorales sobre la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú que se dará en el 2023. Los obispos consideran la renegociación como una “oportunidad de diálogo y de concertación social para el bien común”. La misma fue enviada a Brasil y será presentada a los tres poderes del Estado.

No es la primera vez que la Iglesia paraguaya ha compartido esta visión de que la represa de Itaipú es un verdadero beneficio para todos los paraguayos y se ha inmiscuido en el Gobierno para dar opiniones y orientaciones de la manera en que uno debe renegociar.

El Anexo C se trata de una oportunidad para acordar puntos que beneficien a Paraguay, se establecen las bases financieras y de prestación de servicios de electricidad de la represa, es decir, potencia instalada, gastos de explotación, operación y mantenimiento, facturación, condiciones de abastecimiento, costo del servicio de electricidad, ingresos, entre otras. En su último punto, el documento establece la revisión transcurridos cincuenta años a partir de la entrada en vigor del Tratado, fecha que se cumplirá en 2023. 

El monseñor Adalberto Martínez, presidente la CEP, explicó el contexto de esta carta que lo que busca es adelantarse y obtener conocimientos sobre esta oportunidad de diálogo y concertación social para el bien común. Afirmó que son reflexiones consensuadas de un trabajo que vienen haciendo desde el año pasado de consultas a especialistas.

“Vemos que Itaipú es una oportunidad para el diálogo y la concertación para el bien común de la nación, en ese sentido le ofrecemos este documento. Teniendo una mirada a la situación actual, una valoración también de las situaciones de la perspectiva también y se propone también un camino para un país mejor con metas consensuadas y procedimientos que da confianza, también se invita a sanar y fortalecer la casa común de todos los paraguayos con valores cristianos y actitudes sociales que promuevan la comunidad”, manifestó.

La carta pastoral plantea cuatro capítulos: Una mirada a la situación; Una valoración de la situación en la perspectiva del bien común; Se propone un camino para un país mejor, con metas consensuadas y procedimientos que generen confianza y se invita a sanar y fortalecer la casa común de todos los paraguayos con valores cristianos y actitudes sociales que generan comunidad. 

En el prólogo, los obispos sostienen que el proceso de revisión, renegociación y actualización del Tratado, por sus implicancias jurídicas, económicas, sociales y ambientales, necesita ser legitimado con el involucramiento y la participación de todos los actores de la sociedad nacional.

Asimismo, se expone que Itaipú represente un desafío humano energético, político diplomático, económico y medio ambiental de envergadura, la empresa es conocida como la mayor productora de energía en el mundo, es sin duda la mayor industria del Paraguay que beneficia al país con energía y royalties que representan un porcentaje importante del Producto Interno Bruto (PIB) y del presupuesto general de la nación, esto financia gran parte del funcionamiento del aparato estatal, al final de este capítulo los obispos insisten en que el pueblo paraguayo es consciente de un anhelo en favor de un futuro mejor para todos.

Continúa la carta refiriéndose a generar confianza y consensuar metas desde la fraternidad. “El planteo de la renegociación debe asentarse en un país animado por un espíritu de consenso, de concertación, que favorezca la solución de los graves déficits sociales y propicie el desarrollo humano, científico, tecnológico, social y cultural que requiere este tiempo”, indica.

Asimismo, se deben de tener en cuenta las virtudes, valores y actitudes que deben iluminar y guiar este momento importante del país, como la reconciliación, el discernimiento, la esperanza, el diálogo, las riquezas no deben ser motivos de discordia entre hermanos, se debe de tener en cuenta la fidelidad social entre otros.