jueves, abril 25, 2024
22.7 C
Asunción
InicioSin categoríaNunca saben si volverán a casa

Nunca saben si volverán a casa

Categoría

Fecha

Debido a la violencia y a la delincuencia que se apoderó de nuestro día a día dejó  al desnudo las falencias y la situación crítica en la que trabajan los efectivos policiales.

El chaleco es un elemento fundamental para el trabajo. Sin embargo muchas muertes de uniformados se dan cumpliendo con su trabajo por no contar con los equipos correspondientes. La muerte de Félix Ferrari fue un claro ejemplo sobre las condiciones actuales de la Policía Nacional y la corrupción reinante en la institución.

Los familiares del comisario Félix Ferrari indignados tiraron a la calle las coronas de flores enviadas por el Presidente Mario Abdo y el ministro del Interior Juan Ernesto Villamayor quienes no se atrevieron a presentarse personalmente a dar sus pésames.

“A parte de ser una falta de respeto, es una falta de humanidad lo que han hecho estos señores”, expresó con rabia Nadia Ferreira, presidenta de la Asociación de Familiares de Efectivos Policiales (Afepol). Ella se puso en lugar de la familia Ferrari y sostuvo que no necesitan de la compasión del Gobierno sino que éste suministre una verdadera seguridad a los uniformados en todos los aspectos de su servicio.

Los familiares de los uniformados exigen al Gobierno un mejor equipamiento para el personal. “Por la inoperancia se pierden vidas inocentes”, lamentó la presidenta de la Afepol y añadió que muchos casos de muertes inútiles se hubiesen evitado con el abastecimiento de chalecos antibalas y con las medidas de seguridad necesarias.

Nadia aclaró que lo acontecido en los últimos días es solo un caso, todos los días los familiares de policías pasan zozobra. Se despiden de sus maridos, padres o hermanos al partir a su trabajo con la incertidumbre de si volverán al caer la noche.

Así también, agregó que el Gobierno debe dar un respaldo jurídico, legal y sanitario a los uniformados. Ferreira reclamó que los uniformados están expuestos diariamente a sanciones y sumarios por acciones dentro de su trabajo pero que las garantías que requieren son ignoradas por la Comandancia.

Alrededor de unos 50 uniformados tuvieron algún tipo de roce dentro del ámbito laboral, no todas son pérdida de vidas pero muchos salen heridos y que no se los reconoce como tal, señaló Ferreira.

El último mensaje

En el asado del domingo con la familia reunida en ronda con sillas blanca bajo el quincho, el comisario Ferrari dio unas palabras sobre la visita a los familiares sin importar los objetos materiales, ese fue su último discurso.

“La distancia es muy triste, venir solo para encontrarnos en un velatorio es muy triste y no cuesta nada venir por más que uno no tenga nada, venir a asistir”, expresó en el video difundido en las redes sociales. “Es importante  juntarnos por lo menos cada fin de semana”, prosiguió. “Las cosas materiales no llevamos, lo que pasamos en familia es muy grande”, remarcó con sus parientes presentes.

Ni Félix ni su familia esperaban que sea el último almuerzo que compartirían juntos. Ahora queda otra familia con el dolor de una pérdida que no se recupera con coronas de flores sino con verdadero resguardo a los policías.

 

CLAVE: El único hospital a nivel país es el Hospital Rigoberto Caballero que no cuenta con el equipamiento debido para la rehabilitación de uniformados que caen en desgracia.

CLAVE: La ley 222/93 dispone en el artículo n° 85 que los policías heridos y lisiados en combate percibirán un 25% más de su salario, hecho que en casos no se cumple, indicó Ferreira.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.