Connect with us

Suscribirse

Editorial

Militarizar la frontera

Conducta errátil de Bolsonaro lo demanda en forma urgente

No es tiempo de medias tintas.

Mientras en el Paraguay el avance del coronavirus está por el momento bajo control, Brasil entra en un espiral que proyecta la curva de contagios hacia topes por el momento impredecibles.

La alta dinámica fronteriza con Brasil genera una altísima permeabilidad de la frontera, en especial la seca.

El tráfico legal de comercio y turismo es muy intenso y por el momento ha podido ser congelado.

Pero los pasos por los cuales el contrabando fluye en ambos sentidos es un colador habitualmente imparable.

Es ahí donde el Gobierno debe actuar con rapidez y eficiencia movilizando todos los recursos de seguridad que brindan la policía y las fuerzas armadas.

La frontera con Brasil debe ser sellada a cal y canto y esta no es una tarea facil, como seguramente lo sabrán los organismos de inteligencia de las Fuerzas Armadas .

El Gobierno ha diseñado con claridad qué transita y qué no a través de las fronteras nacionales. Pero el personal habitual de migraciones y aduanas no alcanza para controlar ingresos indeseados.

Allí deben estar las fuerzas de seguridad.

Es también hora de exponer lo que generalmente se sabe y se oculta por codicia o complicidad con el delito. Todo el mundo, en la frontera, sabe por donde llega y por donde sale el contrabando. Eso se debe terminar porque ya no se trata de labrar fortunas personales a costa de dañar el patrimonio del Estado. Se trata de la diferencia entre mantener al país razonablemente a salvo del coronavirus… o dejar que nos invada por incapacidad para sellar la frontera con Brasil, gobernado por un presidente y una elite cuyo comportamiento es impredecible.

El Gobierno no debe dudar un instante en emplear todos los medios a su alcance para blindar la frontera con el Brasil. Y sin que esto sea tomado como una crítica política a un gobierno democráticamente electo en las urnas,  la salud pública paraguaya no puede depender de decisiones erráticas tomadas por el Presidente Bolsonaro quien hace poco calificó la pandemia como “una fantasía que gracias al periodismo ha generado histeria entre la población”, para desdecirse mas tarde y tratar el coronavirus de “calamidad”.

Bolsonaro se permitió el lujo de apostrofar a las autoridades paraguayas, en plena frontera, instando a mantener los pasos abiertos al comercio y al turismo, a sabiendas que hasta la comunitaria Europa las está cerrando a cal y canto.

Frente a semejante conducta inestable del Presidente Bolsonaro sólo cabe el cierre militar de la frontera con  Brasil.

Y hacerlo ya, antes de que sea demasiado tarde.

No te pierdas:

Lepra moral

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Aislamiento por decisión propia es fundamental

Historias

“No vamos a permitir que se politice el uso de los fondos”

Historias

Italia registra 627 muertos en un solo día

Historias

Se elevan las estimaciones de pérdida en Francia

Win

Los grandes del deporte dicen presente en la crisis

Win

El Barça estudia pedir a los futbolistas que se reduzcan los sueldos

Win

Plataforma virtual para atender pacientes con síntomas de Covid-19

Historias

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente