spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
19.7 C
Asunción
InicioActualidadSocialLa tercera edad en Paraguay, entre la pobreza y el abandono

La tercera edad en Paraguay, entre la pobreza y el abandono

Categoría

Fecha

Crear conciencia sobre la importancia de una vejez digna, inculcar a los más pequeños el amor y respeto a los mayores, asumir responsabilidades con ellos y velar por su integridad en todos los aspectos, ayudará a construir un mundo mejor.

La realidad de los adultos mayores de 60 años en el Paraguay preocupa. La situación de abandono familiar y social a la que muchos son sometidos despierta el interés de personas de buena voluntad que quieren ayudar y llegar al cambio.

Una de ellas es Marisa Román, lideresa de la comunidad El Bañado Sur y encargada del comedor Pa’i Pepe Valpuesta S.J, quien lamentó que muchos familiares los dejan a su suerte, bajo la excusa que cuidarlos lleva mucho tiempo y no pueden dedicarse a ello. 

“Este año pandémico fue peor porque las personas de esa franja etaria viven en extrema pobreza y no hay atención para ellos, no se están vacunando por la falta de información y un medio de transporte para llegar a los vacunatorios. Además, se tienen que inscribir antes y no entienden cómo, pues el 70% no sabe leer y apenas escriben sus nombres”, señaló Roman.

Actualmente, Marisa y sus colaboradores visitan más de 100 encamados y señaló que está pidiendo por todos lados que las vacunas lleguen al alcance de los más vulnerables. Contó que deben llenar una nota y volver a hacer la solicitud al Ministerio de Salud Pública, porque a raíz de la mala comunicación y falta de apoyo de familiares no pudieron ser inmunizados.

Los adultos mayores ambulantes a los cuales también ayuda Marisa sí pueden asistir a los vacunatorios, pero no tienen televisor ni ven las noticias, entonces no están enterados del procedimiento.

Afirmó que el Gobierno debe ser más realista en cuanto a la atención de los adultos mayores. Algunas viviendas no tienen ni baños y no se les pueden poner los accesorios para las agarraderas. 

La realidad es que faltan personas sensibles que estén ahí. Hagamos lo que podamos para acercarles a los vacunatorios y que se apoyen en las instituciones que trabajamos con personas mayores de 60 años, hablamos su mismo idioma y el trabajo así se hace más factible”.

MALTRATOS Y ABANDONO

Alicia Licitra, encargada de la unidad de comunicación del Instituto de Bienestar Social del Ministerio de Salud, dijo que el 10 % de la población paraguaya está en esa franja etaria y cada día están recibiendo unas 15 denuncias por maltrato. Cabe resaltar que Gran Asunción tiene el mayor índice de denuncias de este tipo.

Resaltó que prevalece la situación socioeconómica: hijos adictos, alcohólicos, que no trabajan, y para ellos el adulto mayor es una “molestia” por los cuidados de higiene y nutrición que precisan y el estado de dependencia en el que se encuentran.

“Nuestros adultos mayores necesitan atención, calidez, cada uno en su seno familiar, más participación, un lugar privilegiado, no tirarles en la piecita del fondo, pues cuando ya no aportan es común denominador que sean maltratados”.

Licitra acotó que están instando y trabajando con el MEC para que exista una materia que ayude a concienciar a los niños sobre la importancia y el respeto al adulto mayor, recuperando así lo que se perdió como sociedad.

Por otro lado, también están concienciando sobre la gravedad de la omisión de cuidado del adulto mayor, si este tiene familia, pues está amparado en la Ley 1.885. Con esto muchas veces logran que se hagan cargo de ellos, pero cuando no es posible, la Fiscalía interviene y decide qué va a pasar.

LOS HOGARES DE ANCIANOS

El Ministerio de Salud tiene 5 hogares de ancianos, además de convenios con hogares en el interior, pues les apoyan con medicamentos o alimentos. Asimismo, supervisan los hogares privados para saber si están en condiciones de recibirlos.

“Los hogares de ancianos ya no son depósitos de personas, trabajamos en la parte espiritual, psicológica, hacemos rehabilitación, fisioterapia, etc. Albergarlos allí conlleva todo un protocolo detallado por el Covid que estamos cumpliendo”, resaltó. 

Según la encargada de la unidad de comunicación del IBS, muchas veces sucede que los adultos mayores no quieren ir a hogares de ancianos y prefieren quedarse en sus casas, pero no tienen quién les ayude con la comida y la medicación, entonces, desde el IBS, hacen que la sociedad tome esto como un compromiso.

Finalmente, adelantó que para el 1 de octubre, que se celebrará el Día Mundial del Adulto Mayor, estará terminada la obra del Complejo Santo Domingo, que llegará a albergar casi 200 adultos mayores. De día permitirá que muchos ancianos se queden y realicen actividades. 

Las personas que deseen hacer las denuncias pueden contactar al (021) 228 918 con el Departamento de Casos, la oficina cubre hasta Gran Asunción, pero se comunican con las diferentes oficinas en los departamentos y les remiten los casos más vulnerables.