miércoles, marzo 22, 2023
26.7 C
Asunción
InicioSin categoría“La corrupción nos está fundiendo como país”

“La corrupción nos está fundiendo como país”

Categoría

Fecha

SEGUIDORES DE QUINTANA ESCRACHARON A ESTHER ROA

María Esther Roa, repre­sentante de la Comisión de Escrache Ciudadano ayer sufrió de estirones y botellazos de agua por parte de simpatizantes del diputado Ulises Quin­tana que actualmente aguarda reclusión en Vi­ñas Cué.

La misma denunció que la siguieron en manada a golpearla y derramarle agua, ningún policía se encontraba en el lugar cuando fue agredida. Roa trató de contenerse y no responder a la misma agresión, comentó con lágrimas y la voz temblo­rosa.

La abogada sosytuvo que fue por la audiencia de Tomás Rivas,también acusado por un caso de corrupción. «Yo no fui­por la causa de Quintana, porque la audiencia de revisión de las medidas no es para el público», según indicó.

El hecho se dio en el ter­cer piso del Palacio de Justicia en el barrio Sajo­nia donde partidarios de Quintana fueron a ame­drentarla.

María Esther Roa, aboga­da y titular de la Comi­sión estuvo en conversa­ción con el doctor Benja­mín Fernández Bogado para su programa Con­trapoder, donde habló de su lucha de casi diez años contra la corrupción e impunidad en el país. A continuación la entrevis­ta:

¿Su mayor deseo para el Paraguay?

Que la corrupción se castigue y que termine la impunidad. Los pa­raguayos tenemos el de­recho de exigir al Poder Judicial y creo que fue el caldo de cultivo para que se saquee impunemente a este país. Lo que hace­mos desde el grupo de ciudadanos, con las expe­riencias que tenemos que venimos denunciando la corrupción hace casi una década. Sin embargo, nunca hubo una conse­cuencia, las pocas veces que se investigaban termi­naban por el camino.

¿Por qué es tan fácil mantener aún el tema de la impunidad en nuestros tribunales?

Doy por hecho que no existe una política institu­cional en el Poder Judicial que nos permita, a los ciu­dadanos, erradicar la im­punidad. En ese contexto nosotros venimos desarro­llando mesas de trabajo con la Corte Suprema de Justicia, en especial con el doctor Ramírez Candia y el doctor Jiménez que son dos ministros que están abordando esa mesa y en la medida que se van desa­rrollando estamos logran­do cambios, si bien son precarios, es un avance.

¿Diez años y un hombre procesado aparece denunciando la corrupción en otro lado, en qué país vivimos?

No es un país serio, real­mente es una burla. El expediente de Camilo Soares también está en la lista de controles que es­tamos llevando, ese caso estuvo en la Corte casi tres años para resolver una chicana. Nosotros logramos destrabar y él tiene ya señalado una audiencia de juicio oral y público recién para febre­ro del año que viene.

¿Cómo la Corte pudo haber tenido tanto tiempo el expediente?

Hay que entender tam­bién que estos fueron los ministros que salieron, Óscar Bajac, Sindulfo Blanco y César Garay. Lo que Camilo Soares estuvo con el Dr. Bajac muchísimos años y ahí nadie pudo tocar ese ex­pediente.

¿No hay una normativa que pone un tiempo a los ministros?

Están los plazos, lo que pasa es que ellos alegan que son nueve ministros para todos los expedien­tes del país. Ahora se está acelerando un poco más, para el grupo en sí fue un año en donde empeza­mos a encontrar algunas respuestas que antes no se daban.

¿Qué tan importante es el trabajo que están realizando?

El trabajo ciudadano que estamos llevando es demasiado grande pero también es esperanzador porque aquello que nadie se ocupa en esas institu­ciones que deberían fun­cionar en beneficio de la ciudadanía y el Paraguay, precisamente se dan a la complicidad porque na­die se preocupa de esto y ese es el gran detalle que descubrimos. Ocuparse significa destinar tiempo. Yo tengo que estar a las 7:15 en el tribunal, tra­bajar por lo menos dos horas diarias para poder hacer el control con mis compañeros y luego hago mi labor como abogada independiente.

¿Se lograría más con el apoyo de la ciudadanía?

Si somos muchas perso­nas que nos ocupamos del problema del país el 2020 va a ser un año muy im­portante. Esta semana va­mos a llevar una nota al presidente de la República solicitando que declare al 2020 como el año de la lu­cha contra la corrupción e impunidad, lo mismo ha­remos en el Poder Judicial y el Congreso.

La corrupción nos está fundiendo como país y lo que queremos es sacar un compromiso de parte de ellos para que puedan traer planes, para que en las sentencias el Poder Judicial diga el eslogan para poder instauran en el imaginario colectivo de los funcionarios prime­ramente y la ciudadanía que tenemos que luchar juntos contra la corrup­ción e impunidad.

¿Cómo se puede superar la corrupción en los tribunales?

Nosotros vamos a hacer lo que podemos en el Poder Judicial, hay muchísimas cosas por corregir, todos esos detalles tenemos que abordar como ciudadanos y profesionales del dere­cho y exigir, solo reclamar para que puedan cumplir. Tenemos que desarrollar esa idea del mandatario y el mandante.

Actualmente no somos muchos en el grupo, eso hay que decirlo, entonces los avances que logramos no será en la medida que uno quiere pero intenta­remos hacer cambios para erradicar con la impuni­dad.

¿Qué le responde a la gente que piensa que va a cansarse en algún momento?

Llevo la misma lucha hace diez años en diferentes espacios pero realmente estoy desde el marzo pa­raguayo por las calles. Ya no me voy a cansar, eso es categórico. Con todas las amenazas que tuve, in­cluso en la época de Óscar González Daher y ahora con Miguel Cuevas no me fue fácil con los mensajes que recibí, entonces si eso no me doblegó nada lo hará.

¿Hubo gente que intentó comprarla?

Tuve solo una vez, un abogado que llegó en nombre de Enrique Bac­chetta cuando estuvimos haciendo los escraches en su casa. Me dijo que el senador quería hablar conmigo. Me preguntó qué era lo que necesitaba y cuál era mi pedido. Me pareció absurdo, de he­cho lo denuncié y el mis­mo abogado reconoció el hecho. Fue la única vez y después no recibí otro planteamiento así, creo que ellos también saben a quienes comprar.

¿Qué es lo más sorprende que les pasó este año con los escraches?

No solo le hicimos llorar a Bacchetta, estuvo tam­bién Víctor Bogado y hay varios que sus reacciones son tan infantiles como si fuese que vamos a creer que existe sensibilidad en la vida de estas personas. Yo noto que ellos no se dan cuenta que son co­rruptos y están haciendo daño. Ellos creen que está todo bien y es normal ro­bar o callarle la boca con dinero a la gente.

¿Cuál es la lucha para la Comisión de Escrache?

Tenemos dos grandes lu­chas este año, primero formar y crear ciudadanía consciente de la impor­tancia de su rol y por otro lado, combatir la corrup­ción e impunidad. Sin una sociedad civil organizada que dé propuestas y que se comprometa a estar en los lugares donde tiene que estar va ser un poco difícil, pero es la única vía que hoy nos queda. Hace poco estuvimos 15 perso­nas cuando blanquearon a los tres diputados, esas son las debilidades que estamos viendo.

¿Si pudiera convocar 100.000 en las calles qué pasaría?

Hoy por hoy la fiscalía está a la deriva, si hoy pu­diera convocar a 100.000 personas pediría que la Fiscala General del Esta­do salga, que renuncie o que se le haga un juicio político.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.