sábado, junio 15, 2024
27.3 C
Asunción
InicioSin categoríaIrreaponsabilidad pone en peligro a fieles

Irreaponsabilidad pone en peligro a fieles

Categoría

Fecha

Pese a existir una estricta cuarentena sanitaria en todo el país y que el Arzobispado de Asunción haya dispuesto que las misas se realicen a puertas cerradas, un grupo de fanáticos religiosos violaron las medidas para realizar una misa en la jornada de hoy.

Este acto de inconsciencia ciudadana se desarrolló en la parroquia Virgen del Carmen de Asunción, en donde cabe resaltar que la ciudad cuenta con 78 casos de infectados por coronavirus según informa el Ministerio de Salud.
En comunicación con los involucrados, uno de los fieles señaló que se reunieron por el Día de la Divina Misericordia y que solo vinieron a rogar por un cese de la enfermedad.

Lo más preocupante es que fueron casi un centenar los devotos que participaron de dicha celebración litúrgica pese a que las medidas sanitarias prohíben la aglomeración de personas.

La institución religiosa informaba que los sacerdotes de las distintas comunidades de la Arquidiócesis de la capital del país se muestran en contra del acto realizado ya que desde un principio se dispuso que las misas no se realizarían a puertas abiertas y que incluso se estarían transmitiendo vía redes sociales las reuniones religiosas.

ANTECEDENTES
Antes de que se disparara la pandemia la iglesia había planificado una salida en procesión con la Santísima Eucaristía en el marco del día de la Divina Misericordia como homenaje y para la bendición de los hogares, este acto es una tradición en la zona, pero las medidas de cuarentena se deben respetar, no importa la institución que sea.

Ángel Arévalo fue el párroco que se encargó de forma irresponsable de presidir la misa, supuestamente se tomaron ciertos recaudos sanitarios como que cada asistente se ubique a una distancia prudencial unos de otros y se repartió alcohol en gel para la desinfección de las manos.

“Ellos entraron a la iglesia, nos vimos sobrepasados y como no podía echarles de la casa de dios, entonces pedimos que se dispersen y al ser un día especial realizamos la celebración litúrgica. No me siento culpable, hay que explicar que el templo tiene capacidad para albergar a 300 personas”, argumentó.

Cabe resaltar que el arzobispo Edmundo Valenzuela, señaló que el párroco pasó por encima de su autoridad eclesiástica ya que las misas en parroquias, santuarios, capillas públicas y privadas deben celebrarse a puertas cerradas y que ya se está analizando las medidas a tomar sobre el caso, instó también a que los fieles sean más responsables y que se queden en sus hogares por amor a sus familiares y al prójimo.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.