spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
32.7 C
Asunción
InicioActualidadHoy no me llama la atención incursionar dentro de contiendas electorales

Hoy no me llama la atención incursionar dentro de contiendas electorales

Categoría

Fecha

Soledad Núñez volvió del extranjero lista para servir al país, aunque hoy no lo haga desde la contienda electoral, asegura que está comprometida en ir aportando con proyectos de formación y liderazgo. En su análisis, advierte que la corrupción generalizada es un peligro que puede llevar a un caos social.

Al dejar la administración pública la ex ministra de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), Soledad Núñez, optó por seguir su formación profesional, según confiesa para poder adquirir conocimientos y luego poder servir mejor al país. Aunque hoy no llama su atención incursionar dentro de contiendas electorales, asegura que su compromiso con la política que busca el beneficio de la sociedad está intacto.

“Yo no estoy trabajando en ningún proyecto electoral, hoy no llama eso mi atención, sí quiero contribuir con que mejore la gestión del sector público, eso responde a un propósito que tengo sobre todo después de pasar por la administración pública”, refirió la ingeniera.

Comenta que ya varias personas le consultaron del porque no se postula para un cargo político, pero ella tiene una visión muy diferente, en primer lugar se necesita en Paraguay lograr una conciencia crítica para luego poder redirigir el rumbo del Paraguay.

“Primero creo que una golondrina no hace primavera, el desafío es construir una masa crítica que tenga el peso suficiente para girar en la dirección en la cual se dirige este país, y para eso hay muchas otras cosas que se tienen que ir construyendo”, dijo Núñez.

De hecho, al regresar de Oxford, empezó a trabajar fuertemente en la academia y con organizaciones de la sociedad civil.

“Ahora estoy muy metida en la academia, desarrollando proyectos de capacitación y formación para personas que infieren en las políticas pública, un diplomado en Políticas Públicas, ahora estamos gestando otro diplomado en Gestión Urbana y Desarrollo Local para los municipios, sobre todo atendiendo que se vienen elecciones municipales, y que los actores que están vinculados a los municipios puedan tener más herramientas para gerenciar la ciudad. Además, estoy con otros programas de formación de liderazgo desde la sociedad civil”, contó la ex ministra.

Para Soledad Núñez la política que sí llama su atención y con la cual está comprometida es la del servicio social, y no de aquellos que solo buscan acuerdos para conversar el poder del Estado.

“Mi compromiso con la política entendida como la búsqueda del bien común está súper firme. Yo reniego de esa política que se reduce únicamente a la búsqueda del poder y sostener el poder, y hoy vemos que nuestros políticos están perdidos en ese juego y se desconectan de la ciudadanía, perdiendo la sensibilidad social”, remarcó.

EL MAYOR FLAGELO

Soledad Núñez también se mostró muy crítica a los acontecimientos indecorosos de corrupción pública que se fueron dando desde el inicio de la pandemia en nuestro país y que hicieron hervir la sangre de los paraguayos.

“La corrupción sigue siendo uno de los mayores flagelos que afecta al Paraguay, y los hechos de corrupción que algunos esperarían que al menos mermen en una pandemia que está poniendo en riesgo la vida de muchos ciudadanos, ni quiera eso toleró”, refirió la ingeniera.

Los escándalos de corrupción hasta estuvieron ligados a la salud pública, a la compra de insumos médicos, y de hecho, los actores no fueron sacados con mano firme por parte del presidente Mario Abdo Benítez. Recordemos como ejemplo lo del ex presidente de la Dinac Edgar Melgarejo o la ex presidente de Petropar, Patricia Samudio, quienes tuvieron que dejar sus cargos por presión ciudadana, renunciando a sus puestos.

“Día tras días, semana tras semana saltan nuevos escándalos, sospechas de corrupción, que está realmente en el capital social que necesitamos tener como sociedad, porque se rompe la confianza entre la ciudadanía y el sector público, hay un hartazgo generalizado”, refirió la ex ministra.

Para Núñez, este tipo de cuestiones que van saltando diariamente son un riesgo para el país, porque provoca un ambiente social crispado.

“Supera la capacidad de comprensión de lo que va pasando y eso merece una atención de la clase política, y hablo de las élites políticas. Esa desconexión nos puede llevar a un caos generalizado, a un estallido social, que yo lo veo muy próximo si es que no se corrigen los rumbos desde el sector político y las élites económicas”, afirma.

Para la ingeniería civil la corrupción tiene un costo muy alto para la ciudadanía, porque sigue manteniendo a la sociedad en un contexto de déficit total, en infraestructura y servicios de calidad.

POCO Y NADA

Y hablando de calidad de vida, al ser consultada sobre su visión de cómo el actual Gobierno de Mario Abdo abordó cuestiones relacionadas a su ex cartera, ella fue bastante clara, no hubo resultados esperados.

“Vi con mucha preocupación los primeros dos años porque no vi cambios sustanciales en la política de vivienda, considerando que se creó un nuevo ministerio. Se creó el Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat con la intención de darle más protagonismo al urbanismo, y siento que eso no se tradujo en gestión ni en resultados”, asevera Soledad Núñez.

Pero además, resalta que en cuando a políticas de construcción de viviendas, hubo un freno, asegurando que su administración en la Senavitat dejó una cartera lista para dar un cambio que no se gestó.

“En términos de vivienda, nosotros entregamos una institución que estaba lista para dar un salto cuantitativo mucho mayor, y sin embargo, en términos de volúmenes se mantuvo inferior en el rango de lo que llegamos a elevar, pero por debajo de lo que debería producir ese ministerio”, manifestó la ex ministra.

Es aquí donde Núñez resalta otro de los problemas que tiene el Paraguay, donde los Gobiernos entrantes no son capaces de sostener los proyectos que se vienen dando con éxito en anteriores administraciones.

“La discontinuidad de los procesos que se habían iniciado en años anteriores es otra de las enfermedades de nuestro país. Hay una incapacidad de sostener políticas de Estado que trascienden administraciones de turno, porque prefieren alimentar el ego, se deshace lo que hizo el anterior, y no entendemos que hay un proceso que está por encima de todo para dar respuesta a la gente”, remarcó durante la nota.

Para finalizar, señaló por ejemplo que el proyecto del Barrio San Francisco se dejó abandonado, recordando que en julio del 2018 habían realizado las últimas mudanzas de familias de la Chacarita al nuevo barrio, pero que sin embargo en agosto ya fue olvidado.

Soledad Núñez puntualizó que los cambios generan expectativas, atendiendo a que hace un par de meses Carlos Pereira fue designado a cargo del MUVH, y si bien no viene del sector, se espera un cambio, porque aseguró que no se puede seguir reproduciendo un modelo de ciudad segregada.