viernes, febrero 23, 2024
27.9 C
Asunción
InicioSin categoríaEl movimiento, clave para la vida

El movimiento, clave para la vida

Categoría

Fecha

Desde que hemos sido concebidos y de acuerdo a las pruebas médicas y filtros previos para vivir sanos y libres  nos topamos con retos. Vivir en un mundo que se presenta desafiante por la cantidad de inestabilidades que al no saber cómo afrontarlas puede afectar nuestra salud.. 

Un estado que muchos tenemos y otras personas por accidentes o no poner en práctica sencillas tareas cómo la que hoy les presento que el estar de pie y caminar cómo sea trae consigo muchas ventajas. Desde hace tiempo por tener vehículos que nos transporten de un lugar a otro, estar sedentarios o no poder estar de pie no practicamos el caminar. Un sencillo ejercicio que lo hacemos desde despertar hasta dormir y trae consigo muchas ventajas para nuestro organismo. Caminar y moverse hacen bien a la salud.

Es fundamental saber que;

  • Ambas piernas juntas tienen el 50% de los nervios del cuerpo humano, el 50% de los vasos sanguíneos y el 50% de la sangre fluye por ellos.
  • Sólo cuando las piernas están sanas, la corriente convencional de sangre fluye sin problemas, por lo que las personas que tienen músculos fuertes en las piernas definitivamente tendrán un corazón fuerte.
  • El envejecimiento comienza desde los pies hacia arriba
  •  A medida que una persona envejece, la precisión y la velocidad de transmisión de instrucciones entre el cerebro y las piernas disminuye, a diferencia de cuando una persona es joven.
  •  El llamado Calcio Abono Óseo tarde o temprano se perderá con el paso del tiempo, haciendo que los ancianos sean más propensos a las fracturas óseas.
  • Las fracturas óseas en personas mayores pueden desencadenar fácilmente una serie de complicaciones, especialmente enfermedades mortales como la trombosis cerebral.

Moverse y practicar

Por lo tanto caminar, ejercitarse  puede que para algunos sea aburrido  pero sin embargo es muy importante considerarlo y llevarlo a la práctica en los tiempos y espacios que tengamos disponible. En cualquier sitio y a cualquier hora  en nuestra agenda y áreas de incidencia para lograr asegurar así nuestra participación con salud y vida en las tarea que tengamos que desarrollar algo específico.

No se trata solo de mover el cuerpo de forma exagerada e imposible de repetir por muchas personas por la elevada demanda física que presenta dicha oferta  sino el hacerlo de forma rutinaria y constante. Sabremos inmediatamente el impacto que esto tendrá en nuestro bienestar físico y mental. Muévete, camina, ejercítate.. Ese es el mandato en este verano que aunque caluroso es convocante.