Connect with us

Suscribirse

Editorial

Detrás del fraude

El verdadero daño al Estado

Cada vez que se descubren chanchullos en algún proceso licitatorio, una ola de indignación atra­viesa a la sociedad. Las condenas estallan y chis­porrotean para luego calmarse hasta el siguiente caso. Y son tantos los destapes que prácticamen­te habría que vivir en un estado de permanen­te indignación si se respondiera a todos ellos, cosa obviamente imposible. Esto lo saben los piratas de las licitaciones, que ya le han toma­do el tiempo a la sociedad y esperan con pa­ciencia a que los titulares desaparezcan de los diarios, que son sus principales perseguidores.

El problema de las licitaciones amañadas no se limita a los montos defraudados sino a las consecuencias que se arrastran. Aparte del asalto al tesoro público, el país debe cargar con el peso de obras mal hechas, hechas a medias o, peor aún, nunca realizadas.

Tomemos uno de los últimos ejemplos. Se trata nada menos que de 185 estableci­mientos educativos destinados a prestar un servicio invaluable a la formación de niños de la primera infancia. Si esos espacios no se terminan a tiempo o no reúnen las condicio­nes apropiadas de uso, el daño que se produce a todo el proceso es aún más inestimable.

El mal empleo o malversación de recursos públicos destinados a obras de infraestructu­ra es un clásico dentro de las innumerables formas que los sinvergüenzas encuentran para quedarse con dinero que no les pertenece. Y tan grave como el robo liso y llano es el mal uso de recursos valiosos. A mayo pasado, el tesoro público había remitido a los gobier­nos municipales y departamentales casi un billón (996.000 millones) de guaraníes, entre dinero del FONACIDE y de los royalties de las binacionales. Ese mismo mes vencía el plazo para la rendición de cuentas, cosa que no habían hecho 56 de dichos gobier­nos. ¿Gestión ineficiente, ocultamiento? Como quiera que sea, si alguien no infor­ma qué ha hecho con fondos que le han sido confiados, hay derecho a sospechar.

Las consecuencias de una mala aplicación de recursos públicos son muchas: rutas que se destruyen a poco de inaugurarse, edificio que se agrietan y servicios que no se prestan. Dinero robado o derrochado cuyas conse­cuencias son el atraso y la postergación.

Ese es el daño principal, no sólo el fraude en sí mismo.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez.

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente