spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
30.7 C
Asunción
InicioActualidadDesigualdad y bajos ingresos, las principales vulnerabilidades de Paraguay

Desigualdad y bajos ingresos, las principales vulnerabilidades de Paraguay

Categoría

Fecha

En un estudio elaborado por la Red Latinoamericana por la Justicia Económica y Social (Latindadd), al Paraguay le detectaron como sus principales vulnerabilidades la baja cobertura social, desigualdad para el acceso a las nuevas tecnologías, baja capacidad hospitalaria, débil frágil sistema antilavado bancario y bajos ingresos de la población.

El denominado “Altas de la Vulnerabilidad” analiza la situación en la que se encuentran 24 países de la región y toma en cuenta 12 dimensiones entre las que se destacan la situación fiscal, deuda pública, sistema sanitario, empleo, pobreza y desigualdad.

Entre los aspectos relevantes del estudio se puede resaltar que el puntaje que tuvo Paraguay en la vulnerabilidad del sector bancario fue de un 62,2%, cuando que el promedio de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) es de 54,4%.  “Los flujos financieros ilícitos, relacionados con la evasión y elusión fiscal, el crimen y la corrupción, privan a los países de unos ingresos que podrían utilizar para responder a la pandemia”, resaltó el estudio.

También indica que el costo del crédito en Paraguay es hasta tres veces más caro que en las economías de primer mundo, lo cual supone un problema importante. “El estrés económico causado por la pandemia provocó un aumento de las empresas que necesitan préstamos para mantenerse a flote. Cuanto más alto sea el tipo de interés, más difícil será para las empresas acceder a estos préstamos y devolverlos y, por tanto, hacer uso de esta opción para sobrevivir a la pandemia”, resaltaron.

Con respecto a la situación sanitaria, el reporte de la Red Latinoamericana indica que la capacidad hospitalaria en nuestro país es apenas 0,8 camas por cada mil habitantes, cuando que lo recomendado por el Banco Mundial es de al menos 5,1 camas.  Las camas hospitalarias se refieren a la cantidad de camas disponibles para internaciones en hospitales públicos, privados, generales y especializados, y centros de rehabilitación. En la mayoría de los casos se incluyen tanto las camas para atención de agudos como las camas para atención de enfermos crónicos.

REGIÓN

Este mapa elaborado por la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social – LATINDADD y Jubileo USA, organizaciones que abogan por un sistema financiero mundial más justo; se permite desagregar los cinco principales factores de vulnerabilidad de cada país, extraer el rendimiento histórico y comparar con los puntos de referencia de las economías desarrolladas para cada país.

Patricia Miranda, directora de Incidencia Global de LATINDADD manifestó que «este mapeo reúne toda la gama de debilidades económicas, sociales y climáticas que paralizan la respuesta a la pandemia en los países en desarrollo. El resultado de la investigación supera categorías artificiales de países en desarrollo de ingresos bajos o medianos. En América Latina, los países de ingresos medios son la mayoría y quedaron fuera de las políticas de recuperación global».

«Las vulnerabilidades de los países en desarrollo se han visto exacerbadas por la pandemia, ahora estamos viviendo los impactos; si las políticas globales no los tienen en cuenta, la recuperación será más larga para nuestros países y nuestra gente», alertó Miranda.

Por su parte, Eric LeCompte, director ejecutivo de Jubileo USA mencionó que «este “Atlas de la Vulnerabilidad” muestra que un simple enfoque en los niveles de ingresos medios históricos nos deja a todos en la oscuridad».

DESAFÍOS URGENTES

«La dependencia de la actividad turística —que la pandemia diezmó—, los niveles preexistentes de pobreza y desigualdad, los grandes sectores informales y las estrechas bases impositivas son algunos de los factores que explican por qué la pandemia afectó más a los países en desarrollo. Esperamos que la presentación de los datos de esta manera proporciona una imagen más clara de los desafíos en los países en desarrollo», detalló LeCompte.

En la actualidad, sólo los países categorizados por el Banco Mundial como de bajos ingresos pueden acceder al alivio del pago de la deuda de emergencia y a otras medidas de alivio ante la pandemia. Ambas organizaciones sostienen que este enfoque puede subestimar peligrosamente la forma en que los países de ingresos medios están sufriendo los daños de la pandemia.

Asimismo, Verónica Serafini, Oficial de Género y Macroeconomía de LATINDADD señaló que «las vulnerabilidades de los países en desarrollo se han visto exacerbadas por la pandemia, estamos viviendo los impactos ahora; si las políticas globales no los tienen en cuenta, la recuperación será más larga para nuestros países y nuestra gente, donde las mujeres y las niñas soportan la mayor carga».

A su turno, Aldo Caliari, director de Políticas de Jubileo USA manifestó que «necesitamos más acción por parte de los países ricos para que los países en desarrollo puedan enfrentar la crisis mundial».

PRINCIPALES HALLAZGOS

-Para más de la mitad de los países, la dependencia del turismo es superior a la media mundial.

-Los gobiernos regionales pagaron un tipo de interés un 5% superior al pagado por EE.UU. para obtener préstamos en los mercados internacionales.

-Los ingresos fiscales como proporción de la economía son inferiores a la media de los países industrializados, excepto en un país. En 6 países, es menos de la mitad de la media.

-El gasto público en sanidad por persona en prácticamente todos los países cubiertos en el atlas es inferior a la cuarta parte de lo que gastan los países industrializados.

-Cinco países de América Latina encabezan la clasificación mundial con el mayor exceso de mortalidad. El exceso de mortalidad en 17 países estudiados es 2,7 veces superior al de la OCDE.

-La tasa de niños menores de 10 años que no saben leer o comprender un texto oscila entre dos y nueve veces más que la de los países de ingreso alto.

-ALC es la región que mantuvo mayor tiempo el cierre de escuelas, con más del 85% de días lectivos perdidos durante 2020. Esto se suma a las deficiencias en el acceso a internet de los hogares (en promedio menos de 48,7% en la región).