spot_imgspot_img
lunes, diciembre 6, 2021
25.7 C
Asunción
InicioActualidadSalud Pública¿Y el Mecanismo Covax con quién juega?

¿Y el Mecanismo Covax con quién juega?

Categoría

Fecha

Paraguay pagó por la adquisición de unas 4.300.000 vacunas de las cuales se enviaron menos del 10%. El sistema prometía la provisión igualitaria de biológicos a países como Paraguay, pero hasta el momento y casi 10 meses después del acuerdo, lo enviado es ínfimo.

El Gobierno logró cerrar varias negociaciones y adquirir unas 4 millones de dosis a través de compras o donaciones, esto hay que
decirlo, más allá de la crítica a la gestión actual del presidente Mario Abdo, se buscaron alternativas diplomáticas y económicas para lograr lo que el Mecanismo Covax no supo cumplir con el país hasta la fecha.

En julio de este año se trató sobre tablas en el Pleno de la Cámara Baja y se aprobó un proyecto de declaración “Que insta al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, a generar los mecanismos pertinentes a los efectos de conseguir el reembolso del dinero invertido en el mecanismo Covax”.

Este proyecto no es vinculante y de hecho el Ministerio de Salud ni siquiera está obligado a responder. En el mismo mes, durante la Cumbre del Mercosur, el Presidente de la República solicitó que el bloque pida al Mecanismo la liberación de los biológicos que fueron comprados por los gobiernos.

El ex ministro de Salud y actual neumólogo del Ineram, el Dr. Carlos Morínigo, declaró a los medios que el Mecanismo Covax nos estafó y que nadie hace nada.

Para algunos legisladores el fracaso roza la estafa y mientras tanto El New York Times publicaba a inicios de este año que “India, China, Emiratos Árabes Unidos y otros países reparten donaciones en las regiones donde buscan tener influencia. En algunos casos, envían dosis a pesar de las necesidades urgentes
de sus propias naciones”.

Con esta realidad, Paraguay se encuentra en un fuego cruzado entre las principales potencias del mundo que por una vez concursan para ver quien logra ayudar más, en los últimos meses la victoria fue para la diplomacia americana que literalmente nos salvó del fiasco Covax.

Paraguay firmó una serie de contratos confidenciales para la adquisición de las vacunas como parte del protocolo para acceder a las mismas, una clara debilidad de nuestro sistema de Tecnología e Investigación, no estamos en condiciones de fabricar vacunas ni investigaciones a esos niveles, el desarrollo requiere inversiones millonarias que llevan su tiempo, y con esto surge la gran pregunta ¿Qué cosas auspicia Conacyt? ¿A qué tipo de investigaciones van a parar los presupuestos?

También vale aclarar que el presupuesto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología difiere mucho de lo que otros países de la región dedican a este rubro.

Y a eso se suma que en los últimos años ha disminuido el número de investigadores categorizados en el PRONII. Desde la Cámara de Diputados algunos legisladores alzan la voz y piden “¡Que COVAX devuelva la plata!”, mientras fuentes internas del Ministerio
de Salud aclaran que por el propio sistema donde la OPS es intermediaria resulta complejo el salirse del mecanismo o el pedido de devolución ante la no llegada de las vacunas.

Aun con todos estos inconvenientes se calcula que Paraguay logrará una inmunización de más del 50% de la población para
fin de año, muy por encima de los pronósticos iniciales donde en la carrera por las vacunaciones nos encontrábamos entre los últimos de la lista.

Nunca antes en el país se había invertido tanto en Salud, tuvo que ser una pandemia la que genere la presión para que nos acerquemos a cumplir con la deuda de todos y cada uno de los presidentes que han pasado por el Palacio de López durante el periodo democrático.
Se demostró que se podían generar herramientas que permitan cubrir las necesidades económicas que afronta una persona que llega con un cuadro grave de Covid-19, aun así, todo fue muy lento y sobre la marcha se fueron generando proyectos de ley para amortiguar el gasto de las familias, que sigue siendo insuficiente.