spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
34.7 C
Asunción
InicioActualidadSalud PúblicaVacunación: Una esperanza para el 2022

Vacunación: Una esperanza para el 2022

Categoría

Fecha

Entre sufrimientos sociales y sanitarios, la espera por acceder a la inmunización constituyó el aspecto central de todo el 2021, que nos deja con una leve esperanza de mantenernos estables en términos de salud, si continuamos durante el año entrante con intensas campañas de vacunación.

El 2022 no solo trae consigo nuevas experiencias y otras oportunidades, también se vislumbra un diferente contexto sanitario para el país, que puede seguir marcado por los estragos de la pandemia o puede reforzar sus herramientas disponibles para centrarse en una capacidad inmunizadora total.

Resulta innegable que las vacunas marcaron un antes y un después para la situación sanitaria que se viene desarrollando. Para la Dra. Sandra Irala, directora de Vigilancia de la Salud, a partir de la llegada paulatina de las vacunas comienza a marcarse una gran diferencia en la situación de la salud paraguaya, más aún teniendo en cuenta que en el 2020 no se contaba con ningún biológico disponible.

Sin embargo, durante la adquisición de las mismas, sonados hechos de corrupción también se hicieron presentes, debilitando aún más al sistema sanitario ya corroído por la pandemia. La escasez de medicamentos esenciales en el tratamiento de Covid-19 y la poca disponibilidad de las vacunas en momentos centrales, hicieron que miles de vidas se pierdan a la espera de una atención de calidad y la posibilidad de acceder a la inmunización.

Por ello, las vacunas no solo representan el inicio para cuidar la salud de la población, sino también un leve simbolismo de esperanza y contención para tanta frustración, decepción y hartazgo acumulados durante la adquisición de los biológicos.

Dra. Sandra Irala

DIFERENCIA EN NÚMEROS
Las vacunas comenzaron a llegar de manera paulatina al país en el 2021, pero la Dra. Irala señaló que fue en julio cuando se registró un mayor índice de adquisición de los biológicos y, por ende, una aplicación masiva de las dosis de inmunización, a través de una gran campaña de vacunación.

Entre mayo y junio se había registrado picos en contagios y fallecidos, con respecto al primer grupo, el país llegó a superar los 3.000 casos de personas infectadas con el virus del Covid-19, hecho que se dio de manera diaria, mientras que con el segundo grupo, se observó la superación de los 150 fallecimientos diarios.

Esto sin mencionar que los hospitales que fungían como centros de referencia para la atención y tratamiento para el Covid-19, llegaron a una ocupación del 100% de las camas, quedando desbordados y con los límites rebasados.

La Dra. Irala informó que luego de registrarse un salto en el proceso de vacunación, con una gran cantidad de biológicos adquiridos y alto índice de personas inmunizadas. “Debido a todos estos componentes, la curva del descenso se empieza a notar en el mes de agosto y esto se mantiene durante 19 semanas, hasta noviembre, donde comienzan a registrarse leves repuntes en zonas específicas, pero sin mayores riesgos a nivel país”, explicó la directora de Vigilancia.

Actualmente, la amenaza principal consiste en la entrada de la variante Ómicron, por su alta transmisibilidad y rápida expansión, incluso en las personas vacunadas. Ante este nuevo obstáculo, la Dra. Irala determinó que los estudios científicos aseguran que con una tercera dosis, las personas tendrán una mejor barrera de protección contra el virus.

Con respecto al refuerzo de inmunización, la vocera de Vigilancia adelantó que el esquema completo, que ahora se da con la aplicación de la tercera dosis, se está desarrollando de buena manera. Ahora se quieren enfocar en mayor medida en las personas que aún no se han aplicado ninguna dosis, que aún serían más de un millón de personas, considerando la población objetivo.

CRONOLOGÍA
“Desde el primer caso de Covid-19 confirmado, hasta la última semana epidemiológica, se tienen diversos escenarios presentados en un contexto sanitario”, refirió la Dra. Irala, haciendo un comparativo cronológico por la manera en que se trabajó para contener al virus sin las vacunas y posteriormente con la llegada de las mismas.

Así, explica que el primer escenario estuvo centrado en la contención, principalmente a través de la disminución del contacto social y la aplicación de todos los protocolos sanitarios. Luego, en octubre del 2020 se empieza a notar un aumento de casos por la decisión de no mantener intensamente las medidas restrictivas y en febrero del 2021 ingresa la variante Gamma, la cual marca el mayor número de casos, en donde se tuvieron más de 20 mil confirmados y 800 fallecidos por semana.

“El peor momento fue a mediados de mayo del 2021, cuando se mantenía un pico elevado en casos de contagio y fallecimiento, pero en dicho año comienza a disponerse de las vacunas y se desarrolla un escenario diferente porque las mismas constituyen la mejor estrategia para contener y disminuir el número de casos y las complicaciones de los mismos”, determinó la vocera.

Finalmente, la Dra. Irala reiteró y aludió con fuerza a la importancia del proceso de vacunación, como así también el mantenimiento del mismo, pues solo esto jugará un rol central en todo el contexto sanitario a desarrollarse.

Artículo anterior31-12-2021
Artículo siguiente“Creamos inválidos con la pirotecnia”