Connect with us

Suscribirse

Editorial

Un año en el peligro

Todos estamos a prueba, lo queramos o no

Este año quedará registrado como uno de esos que a lo largo de la historia pusieron a dura prueba a los paraguayos. Dos guerras internacionales, incontables asonadas políticas y una dictadura tan prolongada como cruel han dejado huellas profundas en el inconsciente colectivo.

Este 2020 será el año en que todos estuvimos en peligro, de una u otra manera. Un virus apenas comparable a la pandemia que hace exactamente un siglo mató a más de 20 millones de seres humanos se ha cebado con la humanidad y se ha alojado entre nosotros para quedarse, por ahora como epidemia y más adelante como endemia.

Puso a prueba a la dirigencia gobernante y a la comunidad de Salud, que respondieron de forma dispar. Un núcleo de científicos y profesionales de la salud ha tomado el tema en serio y, a riesgo de su propia vida, se convirtió en la muralla viva que enfrentó una enfermedad de la que hubo que ir aprendiendo sobre la marcha.

Al otro lado del mostrador, la inevitable cofradía de hienas olfateó sangre y no trepidó en aprovecharse de la emergencia para hundir sus colmillos babosos en las ingentes cantidades de dinero que el Estado debió librar para acondicionar hospitales, comprar equipos y abastecer insumos. No los sacia nada. Al quedar en evidencia optaron por enroscarse en alguna cueva para digerir el botín y esperar el siguiente momento propicio para acometer de nuevo. Y aquí hay que incluir no solo a proveedores sino también al funcionariado enviciado con privilegios y a los políticos incapaces de resignar ninguno de sus enchufes espurios.

La víspera de la festividad mayor de la feligresía paraguaya es buen momento para que todos –creyentes y agnósticos- hagamos un examen de conciencia sobre nuestro comportamiento ante la emergencia sanitaria y nuestro grado de responsabilidad personal para contribuir a su control. Si bien los políticos codiciosos y los chacales de la especulación tienen un alto grado de culpa, los demás ciudadanos debemos asumir nuestra cuota de contribución a la erradicación o al empeoramiento de la pandemia. Nunca como antes el concepto de “ciudadano responsable” tuvo tanto peso.

Todos estuvimos y seguimos estando en peligro. ¿Qué hicimos, cada uno de nosotros, para ayudar a conjurarlo?

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Tras bochorno y críticas IPS confirma recontratación de médicos

Historias

Bicameral de Control preocupa baja ejecución de Salud en pandemia

Política

Alemania decreta un «confinamiento duro» a partir del miércoles

Internacionales

Cretinos, inconscientes y suicidas

Editorial

“El ministerio de Salud no es niñero de nadie”

Gobierno

Pandemia de violencia

Opinión

País sin memoria

Opinión

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente