domingo, julio 21, 2024
30.5 C
Asunción
InicioSin categoríaUn 2020 bastante corrupto

Un 2020 bastante corrupto

Categoría

Fecha

De hecho, la mayoría de los grandes escándalos de corrupción estuvieron vinculados con negociados en el marco de la pandemia, como por ejemplo fueron las compras de agua tónica “milagrosa” e insumos que realizó la ex presidente de Petropar, Patricia Samudio.

“El agua tónica tiene una propiedad que supuestamente sirve como inmunidad (contra el coronavirus), por eso hicimos esa compra”, había declarado la misma Samudio el 20 de abril del 2020. La petrolera estatal, basándose en la urgencia impostergable por la pandemia, compró de forma directa 5.000 botellas de agua tónica a G. 25.000.000, es decir se pagó G. 5.000 por cada botellita de medio litro.
Según la Fiscalía, se montó todo un esquema para simular la compra de agua tónica de la empresa Solumedic SA. Pero, cuando la fiscal Liliana Alcaraz se constituyó en Bes, encontró que la empresa vendió 3.000 unidades a la firma Fortaleza Agropecuaria Industrial SA a G. 1.500 cada botella, y que fueron entregadas en la misma planta de Petropar. Pero no todo quedó ahí, además se compraron 3.000 unidades de mascarillas N95 a un costo de G. 38.000, pero según el Ministerio Público no hay documentación de recepción de los productos.

MÁS CARILLAS
Aunque si bien, luego se detectó que Petropar pagó un mayor costo por las mascarillas N95, el primer caso emblemático descubierto de sobrefacturación de este elemento tan esencial en la pandemia se dio en la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), compra que realizó el ex presidente Edgar Melgarejo, quien también está imputado.
Dinac compró 4.000 tapabocas de la firma de maletín Proyecto Global SA a G. 29.990 cada una, por lo que se desembolsó G. 119.960.000. En la causa fueron procesadas seis personas, entre ellas la joven pareja que figuraba como representantes de la empresa, Katherine Pamela Toñanez y Carlos Alberto Vargas.

Pero ahí no habría terminado la participación de Melgarejo, pues estuvo en el equipo que diseñó la estrategia para la importación de las megacargas de insumos chinos, ya que había que diseñar una ruta donde no se incauten los insumos.

EL ESCÁNDALO
Cuando el 20 de marzo se inicia la cuarentena total por la pandemia, el Gobierno anunció que era una medida para que mientras dure el encierro, se detenga la propagación del virus y se pueda fortalecer el sistema público de salud. Días después anuncian que se esperaba dos aviones cargueros chinos con insumos médicos, equipos hospitalarios y equipos de protección individual.
El negociado en el Ministerio de Salud Pública lo hicieron con el Clan Ferreira, entre las empresas Insumos Médicos SA (Imedic) y Eurotec SA. Pero al llegar los productos todo fue una gran estafa, los productos finalmente fueron rechazados porque no eran lo que habían prometido, hubo pagos adelantados de dinero y hasta contrabando de por medio.

El equipo de diputados de la Multibancada presentó una denuncia ante la Fiscalía, y se abrió una investigación, que terminó con la imputación de los miembros del Clan Ferreira, como Justo Ferreira y Patricia Ferreira.

ALTAS ESFERAS
Pero sin dudas la causa que puso a Paraguay en el centro de la información mundial fue la detención del ex futbolista brasileño Ronaldinho Gaucho, quien junto con su hermano y su empresario ingresaron al país con documentos adulterados. La Policía y la Fiscalía encontraron en poder de Dinho cédula y pasaporte paraguayos, que además mencionaba que era paraguayo naturalizado.
El caso desnudó la facilidad con la que se otorgan documentos de forma irregular, y que le costó el cargo al ex director de Migraciones, Alexis Penayo, aunque el caso salpicó hasta al mismo ministro del Interior, Euclides Acevedo, y las autoridades del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional.

Este caso aún sigue en la nebulosa, pues después de la detención del astro brasileño, su hermano, el empresario Wilmondes Souza Lira (que se fugó de su lugar de arresto domiciliario), la principal sospechosa de las operaciones y que estuvo detrás de la llegada de Dinho a Paraguay, sigue estando prófuga de la Justicia. Se trata de la empresaria Dalia López, ligada a políticos importantes del Partido Colorado.
Sobre este punto, la senadora de Patria Querida Gerogia Arrúa cuestionó la “la inoperancia para hacer efectiva la captura de quienes siguen prófugos de la Justicia como Dalia López. Nadie les cree que no puedan encontrarla

BROCHE DE ORO
Pero como el año no podría irse sin más fiasco, saltó el turbio arreglo que realizó Petropar con la empresa argentina Texos Oil. El acuerdo extrajudicial imponía a Paraguay a pagar la suma de US$ 7 millones. Pero, tras salir a luz este acuerdo, la Procuraduría General de la República, decidió cancelarlo. En medio del escándalo, el pasado 24 de diciembre, el procurador Sergio Coscia renunció a su cargo.
Y finalmente el último lunes se dio la bofetada final a la ciudadanía, con supuestas condenas de dos años para el ex senador y presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) Óscar González Daher y para su ex secretario Raúl Fernández Lippmann, que al final obtuvieron como una absolución, pues la penal es con suspensión a la ejecución.
Además, de la condena a un año ocho meses, también con suspensión a Carmelo Caballero y la absolución del ex senador Jorge Oviedo Matto. El fallo, además de causar indignación, generó mucha crítica hacia la labor de los fiscales del Caso Audios Filtrados.

RETROCESO
Todo este escenario es un retroceso en la lucha contra la corrupción, según indicó la senadora Georgia Nani Arrua, que además destaca que los procesos judiciales dejaron de ser el centro por los escándalos de Compras Covid.
“En el 2019 se habían generado expectativas por juicios e investigaciones iniciadas con personas política y económicamente poderosas. Pero en el 2020 esos casos se fueron dilatando, enfriando, y al perder el interés del público ante los otros muchos fatos que fueron descubiertos por la mala utilización de los recursos generados con la Ley de emergencia, nos dieron el golpe final con sobreseimientos, absoluciones y condenas irrisorias”, dijo la senadora patriaqueridista.

En el mismo sentido, el senador del Frente Guasu, Jorge Querey menciona que “en el 2020 resulta muy complicado tener una calificación en la lucha contra la corrupción. Cuesta porque tenemos demasiadas denuncias, demasiadas acciones de encubrimiento”
En tanto que para la diputada liberal Celeste Amarilla fue aún más tajante, al señalar que el 2020 no fue bueno para la transparencia, y criticó que no hubo acción alguna del Gobierno.

“Todo lo que se destapó lo hizo la prensa, la ciudadanía o los parlamentarios, y el Gobierno, la Fiscalía y la Justicia se encargó de suavizar las penas, encajonar expedientes, elegir culpables. No hubo lucha ni interés en combatir la corrupción”, dijo la congresista.
De hecho, ninguno de los vinculados en los escándalos de Petropar, Dinac o la Procuraduría el presidente Mario Abdo tomó una determinación de apartar a los titulares de ente, incluso a más de uno le brindó su apoyo. Todos terminaron renunciando a sus cargos por la presión ciudadana.
Definitivamente las compras públicas en medio de la pandemia fueron centros de corrupción. Esto preocupa a Amarilla, quien hace hincapié en que “cerramos el año 2019 extendiendo el plazo para seguir haciendo compras directas y sin control en nombre de la pandemia”.

PARTICIPACIÓN
Querey destaca la partición de la sociedad civil en el control de los recursos, se ha profundizado un poco más la discusión del manejo de la cosa pública, y han sido grupos de presión para llevar adelante mecanismos de transparencia, incluso “desde algunos ámbitos institucionales ha habido un esfuerzo de transparencia, pero lo que pasa es que sigue siendo insuficiente”.
En este aspecto, su colega Arrua mencionó que “en los órganos gubernamentales también existen algunos grupos humanos que luchan en silencio para hacer bien las cosas, lastimosamente no siempre son reconocidos, y muchas veces esa eficiencia les cuesta pasar al “freezer”.
Incluso, destacó el trabajo con funcionarios y asesores del Congreso, pero solamente que ellos no votan en las sesiones como sí lo hacen los parlamentarios, dijo Arrúa, y agregó que “a la hora de defender proyectos o posturas solemos quedar en minoría”.
Los entrevistados coinciden en que la ciudadanía fue la principal protagonista en la lucha contra la corrupción, que es lo rescatable, así lo afirma Amarilla.

“La ciudadanía es la gran protagonista, la rapidez con que se divulgan los hechos a través de las redes y la gran capacidad que tienen hoy los diferentes grupos para organizarse y perseguir sus metas”, destacó la patriaqueridista.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.