martes, enero 31, 2023
26.7 C
Asunción

Terapias de golpe

No se trata de que el terapeuta golpee a su terapeuta ni este a su paciente, aunque algunas veces exista el deseo de descargar la furia del guerrero sobre uno desde el otro polo sino que en Francia se ha empezado a implementar el boxeo para tratar al personal. En dos años, el programa de Boxeo Hospitalario se ha desplegado en medio centenar de establecimientos de Francia, y 4.000 profesionales se han beneficiado de él.

Practicar la meditación puede ayudar a reaccionar de manera más calmada a sus emociones y pensamientos, incluso aquellos que le provoquen estrés.

Uno de los inconvenientes que al ser identificado en el personal es con el golpe y movimiento corporal que se ha logrado regular, controlar y reducir el nivel de tensión que produce y significa el trabajo en un centro sanitario que ya si como pacientes nos produce tensión, miedo y aumenta los nervios al no ser atendidos o una vez con el médico. Esto,  no produce suficiente confianza y seguridad con sus evaluaciones que es suficiente para partir también con ganas de romper lo que se encuentre en nuestro camino para canalizar bien nuestra ira.

Singular manera de enfrentar la mala onda

Lo practicado en los hospitales franceses se trata del cardio boxing, una disciplina en la frontera entre el boxeo y el fitness, que te permite desahogarte y quemar calorías sin correr el riesgo de lastimarte.

Diez mil pasos y más, patadas, puñetazos, esquivas, persiguiendo pasos… En dúos o tríos, siguen los ejercicios alternando los roles, al ritmo de una música pegadiza que da a sus movimientos un aire de coreografía. Hace media hora que los tres participantes de la jornada se pusieron los guantes y el cansancio se empieza a notar, a pesar de los constantes ánimos.

Lo anterior solo describe una parte del ejercicio diario al que es sometido el personal hospitalario para concentrar su mala energía en un ejercicio físico que ayudaría a oxigenar su mente y espíritu para continuar bien su jornada laboral.

Una explicación posible podría ser que el ejercicio aeróbico produzca endorfinas, o sustancias químicas que ayuden a sentirse bien. También aumenta la frecuencia cardíaca, lo que produce noradrenalina, una sustancia química que podría ayudar al cerebro a afrontar el estrés de manera más efectiva. Es por esto que tener un breve tiempo para caminar, pedalear o nadar al día es siempre recomendable para toda persona que trabaje con otros seres humanos cómo se da en el hospital, bancos, centros educativos, supermercados y todo lugar en el que el trato no es solo un tema casual sino significa todo cómo el respirar para seguir con vida.

Uno de los viajes que no queremos dejar y por esto vamos a buscar asistencia médica donde esperamos encontrar respuestas efectivas para golpear a nuestro dilema hasta dejarlo knock out para que no vuelva más. Quizá sirva cómo ejemplo para imitar en otros hospitales del mundo donde imagino se concentra mucha mala onda y energía que puede ser bien canalizada en ejercicios físicos cómo el trabajado en Francia.

Más del autor