sábado, mayo 25, 2024
13.7 C
Asunción

Siete consejos para el jefe de prensa de un político

  1. No contradiga a su jefe. Sí, en materia de medios, y a pesar de ser usted el especialista, el político cree saber más. Por eso siempre le discutirá todo. Subestimará su trabajo. Y el papel de los medios. Hoy, sobrevivir como jefe de prensa es una proeza. La necedad y la soberbia, son los grandes pecados del político. Por eso no lo contradiga. No lo va a convencer con razones. Gánele la batalla con paciencia inteligente.
  2. Sepa que su jefe es de piel frágil para los medios. Al político le cuesta entender al periodismo. El periodismo está para cuestionar, no para ovacionar su gobierno. Hay una nueva generación de políticos con la piel frágil ante los medios. Les irritan sus preguntas duras. También las preguntas inteligentes. Sagaces. Un político debe tener la piel dura ante la crítica. Hágale entender que los medios no pueden ser parte de la porra.
  3. Hágale ver que las redes no se pueden controlar. El político siempre quiere controlarlo todo. Pero ningún político puede con las redes sociales. Las redes dan al político felicidades efímeras. Le aceptan en un principio: cuando recién llega al cargo y todavía no le conocen bien. Pero una vez dentro de la rutina, los políticos son blanco de críticas, burlas e incredulidad. Las redes son los verdugos modernos de las plazas públicas.
  4. No juegue solo en el gabinete. Nadie sobrevive sin aliados en los gabinetes. Hasta el funcionario consentido y poderoso cae si no hace alianzas. Todas las batallas dentro del gabinete son terribles. Sin tregua. Haga ver la importancia de su posición y desde allí negocie con los demás miembros del gabinete. Que nunca lo vean solo.
  5. Resígnese: usted siempre será el culpable. Sí. Usted será señalado como el culpable de los fracasos. Echarle la culpa al jefe de prensa cuando el gobierno falla, es uno de los pretextos favoritos del político. “Está fallando el área de prensa”, gritan histéricos los políticos y sus cercanos. Esto lo escuchará muchas veces.
  6. Todos se creen jefes de prensa. Pocos realmente entienden y valoran su trabajo. Le acusarán injustamente de su falta de control sobre los medios. Imaginan una época dorada en que los medios eran controlables. Todo miembro del gabinete se cree jefe de prensa. Resista. El tiempo pone a todos en su lugar.
  7. Sepa que los peores consejeros del jefe,  son sus cercanos. Usted tendrá que competir con ellos. Los cercanos siempre se creen expertos en medios. Con sus consejos falsos, desorientan al político. Lo azuzan. Lo confrontan y lo exhiben en su intolerancia hacia la crítica. Los verdaderos enemigos, son los que están más cerca del político.
Guadalupe Robles
Guadalupe Robles
Gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Debate. Politólogo por la UAM. Doctor en Derecho de la Información. Profesor-Investigador. Lector disperso.

Más del autor