lunes, mayo 20, 2024
12.1 C
Asunción

Salud mental post pandemia

Consultora. Políticas sociales, cooperación y desarrollo.

@paovaccotti

Salud mental post pandemia

Vivimos un hito en la humanidad que combina una pandemia con la posibilidad de vivir a través de los medios virtuales, todo lo que ocurre a su alrededor en tiempo real. Las noticias y las “fake news” se entrelazan en un mar de información sobre conspiraciones, posibles vacunas, historias de vida y muerte de tantas personas alrededor del mundo.

Millones de niños y niñas en el mundo están fuera de la escuela en su sentido formal. Varios de estos millones siguen escolarizados a través de medios virtuales desde sus casas, siendo en la mayor parte de casos conejillos de indias de una nueva forma que sabíamos que iba a llegar, pero que se ha impuesto sin pedir permiso y sin dar tiempo de planificarla, testearla y validarla.
Otros tantos millones, ni siquiera tienen seguridad alimentaria, así que pensar en que puedan continuar con una posible escolarización por medios virtuales, es casi un insulto. Pero en general, todos tienen algo en común: han visto vedada la posibilidad de interactuar con sus pares, ver, tocar, hablar y compartir con otros niños y niñas como ellos en un ambiente neutral como es la escuela.

¿Cómo queremos que los niños y niñas recuerden este tiempo de crisis?
Para toda la humanidad habrá un antes y un después de la pandemia, pero para los más pequeños es una experiencia que será parte de su vida, de su desarrollo y ayudará a moldear su imaginario.

En lo que hace a la escuela y al aprendizaje formal, los docentes en el mundo están intentando hacer maravillas reinventándose para algo que muchos ni siquiera imaginaron, pero para los niños es una sobreexposición al uso de las tecnologías, a clases virtuales que requieren un 100% de concentración en un entorno estresante, a tomarles fotos de absolutamente todo lo que hacen para tener evidencia que mostrar a los docentes.

Es una puesta en escena constante de la vida. Paralelamente, quienes tienen a sus progenitores o cuidadores trabajando en línea desde casa, están “aprendiendo” que los adultos pueden estar disponibles a cualquier hora del día (o la noche), que el trabajo y la vida privada han desdibujado las fronteras y que la hasta hace poco privacidad del hogar, ya no es tal.
Cuando esto termine, debemos plantearnos un abordaje serio y sistemático de política pública de salud mental tanto para adultos como para niños: para el que tuvo hambre, para el que se tuvo que reinventar y para el que vio desdibujadas todas las fronteras de lo público y lo privado.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor