spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
jueves, septiembre 23, 2021
23.7 C
Asunción

¿Qué aprendimos con Ycua Bolaños?

/

/

¿Seguimos en el blablá o se controla el equipamiento contra incendios?

Cada inicio de agosto reabre en muchas personas la brutal herida dejada por el incendio del Ycua Bolaños, una de las tragedias más dolorosas en la memoria de los paraguayos. Se rememoran historias, se renuevan los rezos y se visita el escalofriante conjunto de ruinas chamuscadas dejado por el torbellino de explosiones y llamas aquel 1 de agosto de 2004.

Sin embargo, una de las tantas promesas hechas luego de la terrible tragedia ha quedado olvidada, casi sepultada: revisar a fondo la infraestructura de prevención de incendios en toda la planta urbana de Asunción. A partir de los juicios abiertos después del incendio, todo el diseño del supermercado fue revisado a fondo: alarmas de humo, salidas de emergencia, reservorios de agua para bomberos, mantenimiento de componentes clave (instalación eléctrica, ductos de gas, cámaras de frío, etc.), procedimientos de evacuación con entrenamiento de personal, en fin, hubo como una ola de preocupación por parte de empresarios del sector supermercadista, bomberos, autoridades municipales, y sigamos contando. Se reformaron apresuradamente las ordenanzas contra incendios, fueron invitados expertos extranjeros, especialmente de Chile y de EE.UU., cada uno de los cuales emitió informes que dejaron abierta una serie de interrogantes que acaso nunca fueron respondidos.

¿Qué quedó de todo eso? ¿Cuántos Ycua Bolaños en potencia existen en Asunción, sin salidas de emergencia explícitas, normas de seguridad y personal entrenado para guiar evacuaciones? ¿Cuántos edificios, en especial los más altos, tienen escaleras de incendios selladas y con puertas cortafuego capaces de resistir llamas hasta 180 minutos? ¿Hasta que número de pisos pueden alcanzar los bomberos con su equipamiento actual y, a partir de allí, que pasa con los que quedan fuera de su alcance? ¿Qué tratamiento reciben en las municipalidades los planos de edificios complejos y con estricta observación de normas antiincendios?

Todos estos interrogantes deberían se respondidos por las autoridades jurisdiccionales ante la hipotética reproducción de un incendio del tamaño del de Ycua Bolaños. El crecimiento propio de las ciudades hace que ese peligro, en lugar de mermar, se incremente dramáticamente. Y aunque el COVID haya impuesto una pausa en las aglomeraciones, éstas volverán más temprano que tarde.

¿Estamos preparados para ello?

Seguí leyendo