Connect with us

Suscribirse

Editorial

Preparados para nada

Para combatir el virus chino es evidente que no

Escuchamos muchas veces este argumento: “La cuarentena no va a evitar el Covid-19. Servirá para moderar su difusión mientras preparamos el sistema de salud para lo que viene”.

Pues bien. Aquí estamos. Con el virus expandiéndose, una sociedad castigada por el desempleo, cansada de esperar… y un sistema de salud que hace agua por todos lados, con médicos que se entregan a la oración en espera de auxilio y un Ministerio de Salud Pública atado de pies y manos que no ejecuta los fondos de que dispone, dejando librados a su suerte a miles de médicos, enfermeras y personal de blanco.

Cuando haya tiempo para hacerlo, habrá que dimensionar el impacto brutal que produjo el destape de los demenciales robos perpetrados en las primeras compras de medicamentos, insumos y materiales médicos hechas al arranque mismo de la pandemia. El miedo, casi podríamos decir terror, se apoderó de la jerarquía de Salud Pública. Los menos, por el temor a quedar pegados a maniobras dolosas y los demás, viejos navegantes en las aguas piratescas del robo al Estado, ante la perspectiva de ser descubiertos. Pero, inocentes o culpables, todos prefirieron la inacción, congelaron el ritmo de compras y hoy los enfermos del virus chino y toda la comunidad médica están expuestos a contagios fulminantes.

Tan alevoso es este estado de cosas que los profesionales agremiados en el Colegio Médico no ahorraron calificativos para describirlo: “Los centros asistenciales siguen deficitarios, con test insuficientes y con desabastecimiento en cuanto a insumos básicos (equipos de protección personal)”.

¿No era que necesitábamos tiempo para preparar al sistema? Pues bien, no lo han preparado para nada. El Ministerio de Salud Pública, con un presupuesto regular de Gs. 5,53 billones y un fondo especial de otros Gs. 3,25 billones, está paralizado por obra y gracia de la demencial corrupción que lo permea de arriba abajo.

Por eso, la corrupción hay que mirarla desde dos dimensiones. Una, por el daño patrimonial que produce a un Estado capturado por los corruptos. Y la otra, por los efectos colaterales, que en el caso de la pandemia, son directos porque aceleran los riesgos de muerte por deficiencias en la atención.

A partir de ahora, toda muerte por COVID19 debe cargarse a quienes mantienen al sistema en animación suspendida.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Rutas paraguayas cuestan mínimo 4 veces más que las europeas y son de malísima calidad

Gobierno

Trato sin tapabocas

Destacado

Abriendo heridas

Destacado

«Camas de terapia intensiva están en un 98% ocupadas»

Salud Pública

“Señor presidente, basta de humillarnos”

Política

El río Paraguay, con señales que dan un poco de alivio

Medio Ambiente

Inicia el novenario de Caacupé con misas a puertas cerradas

Gobierno

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente