domingo, julio 21, 2024
21.6 C
Asunción

Pescando en pandemia revuelta

En los últimos meses, una nueva raza de políticos está aflorando en base a la nada misma. Son autoridades que viven y se alimentan de escándalos y de golpes mediáticos. La pandemia hizo que se expandieran. Son parlamentarios, concejales y otros altos cargos que llegaron ahí por voto popular, claro, pero más claro todavía es que lo hicieron por listas sábana. Individualmente no sería igual el resultado. Trabajan duramente por su reelección o por mantener el poder y su método para llegar a sus objetivos es bastante peculiar: en lugar de plantear leyes, trabajar por los ciudadanos o tener algún aporte valioso en sus puestos, son pescadores de río revuelto o pandemia revuelta especialmente cuando la ciudadanía se muestra descontenta con algún tema en especial.

Están pendientes a cuanta polémica pública se genere para hacer su magistral aparición y dar la cara como los defensores del populismo. Vociferan sobre temas que son ya intrascendentes pero de alto debate; ocupan su tiempo en hablar buscando la aprobación de la mayoría, claramente cuando se sabe qué postura goza de mayor aceptación por la masa votante. Cuando son atacados por un pueblo que reclama, responden con insultos personales porque, también claramente, no tienen el más mínimo argumento para sostener su postura y debatir ideas.

Sus asesores se olvidan de que además de ser y aparecer en los medios, deben contar con un sustento mucho más sólido: deben haber trabajado por nosotros. Estos pescadores apuntan a lo mediático, pero al hurgar en su historial de trabajo, su productividad laboral es digna de un despido por bajos resultados. Ellos seguirán siempre en lo fácil para ser visibles y prometer lo que el río revuelto quiere escuchar. Está en nosotros ser más hábiles y evitar ser pescados por estos vividores del dinero público.

Juan Cáceres Troche
Juan Cáceres Troche
Desde la Platea

Más del autor