spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
30.7 C
Asunción
InicioActualidadNostalgia lejana

Nostalgia lejana

Categoría

Fecha

Benjamín Fernández Bogado
Desde Málaga España
Enviado especial de El Independiente

Nadie sabe a ciencia cierta cuando son los paraguayos viviendo en España pero cuando se les pregunta la respuesta inmediata es que entraron a comienzos del siglo XXI de la mano del gobierno de Rodríguez Zapatero del PSOE quien estableció las posibilidades de acceder a los papeles de la residencia sin muchas complicaciones.

Luego vino Rajoy y las cosas cambiaron por completo y la crisis financiera del 2008 mostró la cara más agria de España hacia los inmigrantes. El boom de los ladrillos o de la construcción se acabó y en ciudades como Málaga las cosas se volvieron complicadas para todos.

El ingreso de las pateras, embarcaciones que hacen el cruce desde el otro lado del océano, complicaron aún más las cuestiones de la inmigración que pasaron a ser parte de la agenda política que dio pie a partidos de alta reacción en contra de los grupos venidos de afuera. Hoy tras la pandemia las cosas comienzan a cambiar de manera tímida.

Ciertamente el gobierno de Pedro Sanchez del socialismo favorece al desarrollo de una agenda en favor de estos grupos que votan generalmente por este partido. Las deportaciones se han vuelto menos frecuentes y la agenda vuelve a concentrarse en cómo mover la economía y entre ellos la mano de obra venida de afuera juega un rol importante.

Los paraguayos empadronados no alcanzan los 100 mil y los registrados para votar no son más de 6 mil. En los comicios pasados hicieron ganar a Alegre frente a Cartes y piden que el mecanismo de inscripción sea más fácil de forma a motivar a los connacionales a participar de manera masiva.

Esto choca contra el desinterés de varios que no creen que con su voto pueden cambiar las cosas en el Paraguay. A pesar del peso de sus aportes en remesa, están agotados y cansados de las noticias de robos y corrupción que vienen de allá y que son conocidos inmediatamente a nivel local. Un par de radios de paraguayos aumentan la conexión con la patria.

Ciertos sectores desean influir con candidaturas que puedan impulsarse a nivel local y que junto con los connacionales de New York y Buenos Aires pueden alcanzar algún curul en el congreso. Se requerirán 80 mil votos por lo menos y esa cantidad resulta muy lejana de ser posible de alcanzar con los niveles de entusiasmo y facilidades burocráticas que no aparecen en el horizonte.

Hechos optimistas
La historia de los migrantes aquí en Málaga se parece a las historias que puedan ser contadas en otros lugares donde con esfuerzo y dedicación se han abierto paso en la vida trayendo de a pocos a miembros de su familia a sumarse a los pioneros. En esta ciudad del Mediterráneo vinieron de Ciudad del Este, Caaguazú y Cordilleras fundamentalmente pero también hay de otros lugares en números menores.

Hay varias jóvenes que “se han perdido” como lo define una inmigrante en actividades non sanctas. Las redadas contra los inmigrantes no son tan frecuentes como en los tiempos del verano o fiestas que en el caso de Málaga coinciden con la asunción de la Virgen Maria el 15 de agosto.
El parque de la ciudad exhibe una variedad de especies traídas de diferentes sitios del mundo entre los cuales están unos lapachos paraguayos que se han adaptado con facilidad a las condiciones del suelo de Málaga. En las afueras, hacia Nerja o Vélez es posible observar cultivos en las avaras tierras de las laderas de montaña de mango y aguacate.

El turismo, la principal fuente de ingresos económicos de España ha vuelto a moverse. Los ingleses que han decidido vacacionar y vivir en estas tierras siguen viniendo a pesar de estar un tanto confundidos en torno a las nuevas condiciones que saldrán como consecuencia de la negociación entre la UE y el gobierno inglés.

Para los nuestros la nostalgia se cura con encuentros donde la carne asada, la música nuestra hacen parte de mantener la nostalgia cada vez más lejana en el tiempo y en la realidad.