spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
viernes, septiembre 24, 2021
27.7 C
Asunción
InicioActualidadPolítica“Nos dejamos joder por el Brasil”

“Nos dejamos joder por el Brasil”

Categoría

Fecha

Durante una entrevista con Radio Libre, el reconocido economista paraguayo Víctor Raúl Benítez, explica cómo se generó la deuda ilegal de Itaipú y que en los últimos días ha causado revuelo en todos los ámbitos de la sociedad, al oficializarse con un estudio especial de la Contraloría General de la República la alta traición a la patria de ex jerarcas colorados de la binacional.

El economista puso un ejemplo sencillo para entender el inicio de la deuda espuria de Itaipú, y se explica perfectamente como los directores paraguayos de Itaipú traicionaron los altos intereses de la Patria.

Benítez señala que en una casa (la hidroeléctrica Itaipú) comparten dos personas, que en este caso serían Brasil y Paraguay, pero Brasil ocupa el 97% de la casa (usa el 97% de la energía que produce la represa) y el 3% ocupa nuestro país. Agrega que cada uno tiene su medidor separado de luz.

“Un día Brasil dice al Paraguay solamente va a poder pagar el 60% de la tarifa de la luz (de la energía que produce Itaipú), el 40% voy a ir a prestar de un prestamista porque ando mal económicamente”, dijo como gráfica el economista para explicar el inicio del problema en 1984.

“Brasil dice, ya que yo voy a prestar plata, porque no prestas también vos por el 40% de la luz que utilizas (3% de la energía producida), pero los intereses de la deuda, tuya y mía, y el préstamo que vamos a hacer para pagar esos 40% pagamos miti-miti, y Paraguay aceptó como un boludo”, recalca Benítez.

En este punto es importante mencionar que Paraguay solo utilizaba el 3% de la energía que produce la Binacional Itaipú, pero que terminaría aceptando pagar parte del préstamo que haría Brasil, aunque estos utilicen el 97%.

“El informe dice que hasta 1997 Paraguay pagaba el 60% de la luz y el 40% era deuda, pero esa deuda la mitad era para Paraguay que ocupaba el 3% y la otra mitad para el que ocupaba el 97% de la casa. Así se generó una deuda, que se llama deuda artificial o deuda espuria”, concluyó el entrevistado.

El informe de la Contraloría menciona que la deuda ilegal se origina entre 1.985 y 1.997, y tiene como responsable a directores generales de Itaipú del lado paraguayo, que fueron designados por el dictador Alfredo Stroessner Matiauda, y los presidentes Andrés Rodríguez y Juan Carlos Wasmosy, ya en era democrática. Los señalados son los ex directores Enzo Debernardi, Fidencio Tardivo, Salvador Óscar Gulino y Miguel Jiménez Boggiano.

La Contraloría General de la República detalla que hasta el año pasado, la deuda ilegal asciende a US$ 4.193 millones.

ESCENARIO DE ENTREGA

“Nadie le jode a nadie tanto a nadie, sino que nos hemos dejado joder”, recalca Víctor Raúl Benítez, durante la entrevista con Benjamín Fernández Bogado en Radio Libre, y hace hincapié en que las personas que aceptaron la reducción de la tarifa cometieron una traición.

Cuestionó que en el principio las autoridades nacionales de la época (dictadura de Alfredo Stroessner Matiauda) no hubiesen aceptado la propuesta brasileña, y seguir pagando el 100% del costo total del 3% de la energía que el Paraguay consumía.

Y el otro ejemplo simple que dio el economista es que Paraguay no se atrevió a decirle a Brasil, que si estaba con problemas económicos, que solamente se endeude él, y menos pensar en saldar la deuda de la construcción de la hidroeléctrica, volviendo al ejemplo de la casa.

“Paraguay podría haber planteado, “si vos Brasil me prestaste la plata para construir la casa (la represa), porque no me descontas no más de la deuda que tenemos vos y yo por esta casa (hidroeléctrica), la parte que no vas a pagar del uso de la luz de esta casa”, comentó el entrevistado

Es decir, se podría haber compensado la deuda que se tenía con el Brasil con el no pago del 40% de la tarifa que no pagaron.

Por último, retomando el porqué los negociadores paraguayos de los gobiernos de turno permitieron esa deuda ilegal, indicó que se encontraron ejes de corrupción.

“Brasilia (capital y sede del Gobierno central del Brasil) es un monumento a la corrupción, y Asunción es una Brasilia´i. Entonces, yo creo que se compró a los negociadores paraguayos con beneficios”, concluyó el economista.