Connect with us

Suscribirse

Editorial

Ñembotavy

Cómo hablar de asuntos gravitantes en tercera persona

“Hay que ir contra el verdadero financista del contrabando y meterlo en la cárcel”. Gustavo Volpe, presidente de la UIP.

“Este flagelo viene de hace mucho tiempo y tiene que ser erradicado, no solamente controlado”. Euclides Acevedo, ministro del Interior.

“Hay que ir al fondo de la cuestión para capturar y castigar. Con esta ley pueden ser condenados (los contrabandistas)…”. José “Paková” Ledesma, senador. Estas tres citas, extraídas del colega Ultima Hora, reflejan cómo la clase política y la empresaria no sólo usan la nube en términos informáticos sino que, literalmente, viven en ella.

Frente a un fenómeno concreto y envolvente, que arranca con la existencia misma de la nación como es el
contrabando, tenemos ministros, legisladores y empresarios que se intercambian una polvareda de “hay que ir…”, “pueden ser…”, “tiene que ser…”, “hay que ir a fondo…”, todo en tercera persona, como si no les concerniera el tema.

Por un lado, el gremialista exige meter en la cárcel al “verdadero financista” pero evita cuidadosamente identificarlo. ¿Será porque se supone que todos tenemos que saber de quién habla? Y si es así, ¿por qué el agraviado no acciona judicialmente contra el sujeto? Si el contrabando está destruyendo la industria nacional, es de la más pura lógica que ella se declare agraviada e inicie los pasos necesarios para reparar el daño.

Y si es el Estado, que ve reducidas sus recaudaciones fiscales, ¿no le corresponde iniciar las acciones legales? Al parecer, juzgando por lo que dijo el ministro del Interior, el Estado no se siente tan molesto y se refugia en un
impersonal “tiene que ser erradicado”. ¿Por quién? Vaya uno a saber.

No hace mucho decíamos que, por desidia o complicidad del Estado, el contrabando establece sus propias reglas, las ejecuta sin estorbo alguno y sigue generando enormes fortunas. Su omnipresencia enturbia por completo el mercado e impide que las reglas de la auténtica competitividad premien el trabajo bien hecho, al producto competitivo a base de calidad y precio.

Contrabando y corrupción son dos caras de una misma calamidad que hemos naturalizado, como
a su tiempo lo haremos con el COVID 19. Y la culpa es sólo nuestra, agravada por referentes que hablan de las dos enfermedades en tercera persona, como si fueran extranjeros.

Segui con:

Perder el poder

No te pierdas:

Ñembotavy

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

No es Dinamarca, pero…

Editorial

Clima político

Editorial

Subproductos de la pandemia

Editorial

Sismos en Camelot

Editorial

¡Marche un subsidio…!

Editorial

Forzando la máquina

Editorial

Esencial

Editorial

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente