Connect with us

Suscribirse

Editorial

Nada que esperar

Al Congreso no le interesa mejorar el gasto público

Los honorables van a discutir este martes 5 un paquetazo de leyes impositivas para cargar nuevos tributos a una economía que está intentando salir lo menos lastimada posible de la pandemia, con empresas quebradas, mipymes que caen como moscas, la demanda por completo deprimida y un estado de animo general propio de las grandes catástrofes que agobian a la especie humana.

En este caso, serán los senadores los que tendrán a la vista proyectos que demuestran una vez más que como legisladores muestran no solo una miopía total para sintonizar la realidad sino además las decisión de no cortar el chorro con los gastos demenciales que desangran al erario público. Veamos esos dos puntos:

-Punto N°1: A ningún Estado se le ocurriría hoy -tal vez con la sola excepción de Argentina que no es ejemplo positivo de absolutamente nada- aumentar impuestos o crear nuevos. Muchos países los están recortando o eliminando, según el caso. Cualquier conducción política medianamente sensata sabe que la recuperación económica es incompatible con nuevos impuestos. Todo lo contrario, aquellos Gobiernos que tienen resto para hacerlo subsidian, dictan moratorias y crean toda clase de estimulos para revivir la demanda y sostener el empleo. Incluso el Gobierno paraguayo lo está haciendo, a medias, pero está en el camino. Lo que intentan hacer los honorables este martes es dinamitar en su base el esfuerzo que se está haciendo para frenar la caída y restablecer alguna forma de equilibrio económico.

-Punto N° 2: El Congreso no está siquiera liderando una corriente de mejoría del gasto, sino todo lo contrario, porque es el ejemplo más palpable del derroche más repugnante. Mantienen centenares de funcionarios pagados a cuerpo de rey, sin cumplir una función útil y drenando valiosos recursos. Queda clarísimo que al Poder Legislativo no le importa si los números no cierran porque viven dentro de una burbuja, de espaldas al país, envueltos en discursos huecos plagados de cinismo y de ideologías arcaicas.

Más de un millón de paraguayos no sabe si este mes de mayo conservará su empleo o su fuente de ingresos. Pero ahí está el Congreso, lleno de figurones pagados como en el primer mundo, servidos por legiones de funcionarios que le tienden diariamente la alfombra roja y le sirven el café y los bocaditos.

Insostenible. 

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente