viernes, mayo 24, 2024
15.2 C
Asunción

Sin control, ni seguimiento

 

 

Juan Pablo Fernandez Bogado

@jpferbo

Hoy iniciamos la “cuarentena inteligente” sin mucha conciencia instalada para que la propagación del COVID-19 no sea masiva. Los últimos números que van en aumento nos demuestran esta preocupante situación. Desde el inicio de esta administración de gobierno, es llamativo como en la percepción de la ciudadanía, no hay más la paciencia que en el pasado se les concedía a los gobernantes para que puedan acomodarse en sus funciones y comenzar a dar resultados. Loshabitantes de la República buscan respuestas y al no encontrarlas seautogestionan con ollas populares, comprando sus propios insumos médicos o esperando sin respuestas que lleguen los tan promocionados programas de un estado que dedica más tiempo en cuidar que los piratas que rodean esta gestión no terminen por robar hasta lo que no hay y hundir el barco.

Las cosas cambiaron y tomar el poder, diría yo, es como subirse a un avión en marcha, ingresar a la cabina de control y hacer que los pasajeros no sientan ninguna turbulencia. Tarea muy difícil cuando se precisa de un equipo compacto, dinámico y altamente eficiente, para las tareas que demandan soluciones innovadoras, de rápida acción y que sean de gran impacto. Muchos días ya tuvo este equipo para demostrar su capacidad y solo se destaca sus falencias de comunicación, gestión y resultados.

Como ejemplo vale recordar que es algo tan simple como lo de la publicación de los decretos desde la página web de la presidencia. Paso una semana y todavía no habían actualizado los primeros decretos del Presidente Mario Abdo, cuando el propio director de informática aduce problemas técnicos. Podría pensar, en el peor de los casos, que el anterior director se llevó la contraseña o tal vez no cuentan con un scanner para digitalizar el archivo, en tiempos donde desde el teléfono celular se puede hacer esa tarea.

Hablamos de Gobierno Abierto, de transparencia con herramientas como la ley de acceso a la información pública, contamos con una secretaria de anticorrupción y hasta tenemos un ministerio que se encarga de la tecnología como procuradora del soporte informático a través del ejecutivo. Lo más irónico es que hasta ahora no podemos ver los decretos publicados a los 5 minutos de la firma. Si en lo poco el estado no puede ser eficiente, en las cosas grandes mucho menos. Es urgente que, con un avión en vuelo, puedan soldar de una buena vez por todas estas fisuras para que los pasajeros ni se percaten y tengamos todos, un viaje placentero.

No tenga miedo de cambiar de lugar a los que no sirven Presidente. Su único objetivo es sacarnos de esta tormenta. No se distraiga con cantos de sirenas y mucho menos tenga miedo a corsarios en su entorno. Usted MANDA, por ende MANDE! 

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor