sábado, mayo 25, 2024
13.7 C
Asunción

Motores encendidos rumbo a las internas

Es sabido y quedo muy claro en estas ultimas elecciones, que el partido colorado abroquela al final del camino, y solo en experiencias como las vividas con la victoria de Lugo se puede entender que cuando se fuerza una candidatura el mismo sistema interno deshabilita la jugada.

Ya las internas coloradas para el 2023 están con los motores subiendo de velocidad, a diferencia de otros partidos que todavía están en debate interno y ver si prende la idea de la concertación.

Santiago Peña y Hugo Velázquez son las figuras que se imponen. Y mientras desde la bancada de Honor Colorado un Bachi Núñez exaltado comenta que la candidatura del actual vicepresidente “no prende”, las elecciones municipales dejan un mapa que lo contradice.

Y como no se veía desde hace un tiempo largo, se suman voces al debate, y esto sucedió en conferencia de prensa en los pasillos de la Cámara de Diputados donde Hugo Ramírez pronuncio una reflexión que ya va a tener respuestas en redes y luego en entrevistas que les realicen a sus pares: “Los liderazgos en la política no se heredan ni se compran, Santi Peña tiene un perfil técnico interesante pero lejos de tener una mentoría, tiene un jefe a quien obedece y no contradice”.

“Con respecto a la candidatura de Hugo Velázquez, es una figura donde prevalece la autonomía, una figura política que tiene vuelo propio con mucha experiencia en distintas áreas de lo público, que supo afrontar desafíos que a la mayoría le dejaría en cama. El vicepresidente hoy está en ejercicio y si bien tiene una agenda política su prioridad es acompañar los procesos para llegar a los objetivos que tiene el actual gobierno, donde se incluye el equilibrio económico, las relaciones internacionales, la seguridad ciudadana, y generar las bases necesarias para enfrentar la lucha contra la pobreza de una manera efectiva” termino exponiendo el Diputado Ramírez con un tono tranquilo y sin sobresaltos.

¿Qué es lo que quiere el electorado colorado? Ya hace décadas se perdió la mística del caudillo, de ese líder que conjuga algunas de las características que Max Weber supo plasmar en su observación y estudio sobre el poder. Hoy en plena modernidad liquida somos testigos de como varían los deseos, las percepciones, las necesidades y las emociones que movilizan a la ciudadanía.

Las ultimas encuestas muestran que el liderazgo político y representativo que busca el electorado paraguayo esta representado por la imagen de acción y experiencia, son como los dos elementos que complacen las expectativas, pero unas internas partidarias generalmente tienen otra lógica, por eso aun queda mucha tela por cortar ante de estas próximas elecciones.

La construcción de alianzas, el fortalecimiento de las estructuras necesarias y la falta de una figura de oposición que sea visible para el 2023 también nos alerta de un posible deja vú de lo que sucedió en la capital del país. Así como esta el escenario, el próximo presidente será colorado.

Más del autor