EL CANDIDATO
domingo, abril 11, 2021
24 C
Asunción
Inicio Glam “Me gustaría ser presentadora de noticiero”

“Me gustaría ser presentadora de noticiero”

Categoría

Fecha

Lula Noceda es licenciada en Comunicación y conductora de radio y televisión. Actualmente está al frente de ‘HEi Club’ de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 por HEi TV y ‘Rush Hour’ de lunes a viernes de 18:00 a 20:00 horas por HEi Radio.

  1. ¿Principal rasgo de su carácter? Valiente
  2. ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre? Sinceridad y compromiso en lo que haga
  3. ¿Y en una mujer? Apasionada y soñadora
  4. ¿Qué espera de sus amigos? Lealtad
  5. ¿Su principal defecto? Orgullo
  6. ¿Su ocupación favorita? Locución
  7. ¿Su ideal de felicidad? Tiempo de calidad, mente en paz
  8. ¿Cuál sería su mayor desgracia? Abandonar mi esencia
  9. ¿Qué le gustaría ser? Inspiración, destacarme por el talento, actitud y ser presentadora de noticiero
  10. ¿En qué país desearía vivir? En un Paraguay justo
  11. ¿Su color favorito? Beige
  12. ¿La flor que más le gusta? Margarita
  13. ¿El pájaro que prefiere? Colibrí
  14. ¿Sus autores favoritos en prosa? Augusto Roa Bastos
  15. ¿Sus poetas? Josefina Pla
  16. ¿Un héroe de ficción? Spider Man
  17. ¿Una heroína? Mujer maravilla
  18. ¿Su compositor favorito? Freddie Mercury
  19. ¿Su pintor preferido? Vincent van Gogh
  20. ¿Su héroe de la vida real? Mi madre
  21. ¿Su nombre favorito? Juan Pablo
  22. ¿Qué hábito ajeno no soporta? La falsa humildad
  23. ¿Qué es lo que más detesta? La burla
  24. ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo? El ángel de la muerte, Josef Mengele
  25. ¿Un hecho de armas que admire? Ninguno
  26. ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer? Volar
  27. ¿Cómo le gustaría morir? Durante una siesta, después de almorzar con mis nietos
  28. ¿Cuál es el estado más típico de su ánimo? Risueña
  29. ¿Qué defectos le inspiran más indulgencia? La inseguridad
  30. ¿Tiene un lema? El tiempo que se disfruta es el verdadero tiempo vivido
Artículo anteriorBalada rock sobre el amor
Artículo siguienteAtrapados sin salida